La política del paredón

“La idea de que el etnocacerismo ha tenido un avance decisivo por haberle ganado unas circunscripciones a la izquierda en algunas zonas es, por decir lo menos, exagerada”.

Mirko Lauer
04 Feb 2020 | 3:33 h

¿Por qué está haciendo Virgilio Acuña sus destempladas declaraciones? La sensación es que desea canjear la curul que no ha obtenido por un puesto de portavoz de los 17 congresistas de Unión por el Perú. Por el camino que va, está diseñando una bancada dirigida directamente desde la cárcel. ¿Para qué necesita Antauro Humala a ese intermediario?

Lo que también está diseñando Acuña es una bancada aislada en un limbo de bravatas etnocaceristas, trufadas de expresiones fuertes como fusilamiento (¿sabe disparar?) y pena de muerte. Quiere fusilar presidentes corruptos, a la vez que pide un inverosímil indulto para su líder, preso por el asesinato de seis policías. ¿Qué pena le daría a este Humala un antaurismo con poder absoluto?

La decisión de no asistir a la reunión con Martín Vizcarra que le corresponde a la bancada UPP es una movida en dirección de alguna forma de liderazgo opositor. Habría que saber su opinión sobre las bancadas que sí asistirán, Fuerza Popular incluida, y dejarán a UPP en un extraño limbo: querían entrar al sistema democrático, ahora se estrenan petardeándolo de partida.

En la versión que circula la UPP 2020 es una sociedad entre Antauro Humala y José Vega Antonio, sucesivamente co-fundador, presidente y secretario general del partido. Pero escuchando a Acuña en este momento uno tiene la impresión de que Vega y la gente que él ha metido al Congreso se han pasado al etnocacerismo con armas y bagajes.

La sensación es que los favores mutuos entre Humala y Vega terminaron el pasado 26. No está claro de qué manera le puede servir ser furgón de cola en las pataletas de un preso convencido de que con 7% de la votación (más que probablemente no toda suya) puede empezar a pisar fuerte en el Congreso y usar a un propio para pechar al Presidente de la República.

La idea de que el etnocacerismo ha tenido un avance decisivo por haberle ganado unas circunscripciones a la izquierda en algunas zonas es, por decir lo menos, exagerada. El bloque de las izquierdas, radicales o moderadas, supera largamente a los votos de UPP, cuyo paso por el Congreso, al menos con Acuña de portavoz, difícilmente le va a servir para avanzar políticamente.