Gas domiciliario y rentabilidad social