Mezarina, Montes y Gutierrez: Campañas transparentes