Proyecto del sur, el gran bonetón

El 2020 tampoco se ve venir bien para Arequipa, principalmente porque los proyectos previstos no se han concretado como el Proyecto Majes Siguas II y el Gasoducto Sur Peruano.

La República
20 Ene 2020 | 9:16 h

Patricio Quintanilla Paulet

Rector U. La Salle

Tal vez los lectores de mayor edad recuerdan este juego infantil del Gran Bonetón, donde las frases son “no señor, no fui yo, fue el Gran Bonetón”, es decir, que ninguno de ellos asume la responsabilidad de un determinado hecho. Pareciera que en el año 2019, que no ha sido bueno para las regiones del sur, ha sido por causa del Gran Bonetón.

El año 2020 tampoco se ve venir bien, principalmente porque los proyectos previstos no se han concretado, especialmente en la Región Arequipa, como el Proyecto Majes Siguas II y el Gasoducto Sur Peruano, que se paralizaron por diferentes motivos; en inversión privada, el ya emblemático Proyecto Tía María también está paralizado.

PUEDES VER: 2019: lo bueno, lo malo y lo feo

Majes Siguas II

Este proyecto fue promovido hace más de 40 años, se habían iniciado las obras y se tenía confianza que avanzaría, pero lamentablemente no fue así. La principal razón de la paralización fue la propuesta de modificar el sistema de riego para estandarizar la presión del agua en todas las parcelas, lo que daría lugar a la denominada Adenda 13, con una mayor inversión de USD 104 millones, sobre el último monto estimado de USD 550 millones.

Un importante funcionario del Gobierno Regional de Arequipa manifestó que la demora fue causada por la ineficacia de anteriores funcionarios de Autodema, pero nombrados por la actual gestión. El Gran Bonetón.

El proyecto está paralizado desde diciembre del 2017, lo que tiene dos impactos. Por un lado se aplica una fórmula polinómica, por la variación de precios de los materiales, mano de obra e inflación; obviamente, cada día que pasa este aumento será mayor.

No he escuchado ningún análisis sobre la pérdida para la región y el país de los ingresos dejados de percibir por la producción del proyecto que se retrasa dos años y medio (en el mejor de los casos) y que no se recuperarán; en un análisis costo-beneficio de la Adenda 13, debió tomarse en cuenta.

Recientemente el ministro de Agricultura y el gobernador regional acordaron destrabar la firma de la Adenda 13 y que las obras se reanuden en mayo de este año; esperemos se concrete.

PUEDES VER: Arequipa: Majes Siguas II llegaría a US$ 750 millones con actualización de costos

Gasoducto Sur Peruano

En los primeros meses del año 2017, este proyecto, vital para el desarrollo del sur, se detiene como consecuencia del destape de corrupción provocada por Odebrecht, uno de los integrantes del Consorcio. El entonces presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, anunció que se reiniciaría a fines de ese año; han pasado tres años y siguen las discusiones sobre el trazo del ducto, la modalidad de inversión y otros. Los actores en esta decisión son Proinversión y el Ministerio de Economía y Finanzas. El Gran Bonetón.

Conclusión

La baja tasa de crecimiento de la Región Arequipa en los años 2018 y 2019 se ha debido principalmente por el retraso en la ejecución de proyectos de inversión, por falta de decisión de los responsables. Esto explica y justifica el título de esta columna.

Lazy loaded component