Rotundo. Fiscal Rodas aclara que no se han violentado derechos al investigar a Miguel Arévalo. Crédito: Alonso Balbuena

Fiscal del caso ‘Eteco’: “Investigación contra Miguel Arévalo es por crimen organizado”

Álvaro Rodas. Defendió investigación penal por narcotráfico en contra de Miguel Arévalo, luego de que este lo demandara en un juzgado de Tarapoto para paralizar pesquisas que realizan el Ministerio Público y la Dirandro.

La República
17 Ene 2020 | 8:06 h

Por: Óscar Castilla

El Ministerio Público considera a Miguel Arévalo Ramírez como la cabeza de una organización criminal dedicada al narcotráfico y a financiar al terrorismo desde finales de los años 80. Desde el 2018, el caso se encuentra en el sistema de fiscalías de crimen organizado, que investigan el caso junto con la Dirandro. En los últimos días, dichas autoridades también han informado del asunto a la procuradora antidrogas del Ministerio del Interior, Sonia Medina, y a la autoridades de la DEA en Lima.

PUEDES VER Caso ‘Eteco’: juzgado evaluó embargo contra periodistas

Frente a las pesquisas, Arévalo interpuso un hábeas corpus para frenar las pesquisas a cargo de la fiscalía y de la Policía Antidrogas. Para ello, el acusado llevó el caso a Tarapoto, el lugar en el que supuestamente reside, pero en donde no se le encuentra hasta ahora. El miércoles 15, el titular del juzgado de investigación preparatoria de Tarapoto, César Méndez Calderón, escuchó a Álvaro Rodas Farro, de la Primera Fiscalía Supraprovincial de Crimen Organizado, defender su posición. Antes de viajar a Tarapoto para sostener las nuevas evidencias del caso contra ‘Eteco’, Rodas nos brindó una breve entrevista.

PUEDES VER Testigos señalan a Miguel Arévalo como socio de narco “Lunarejo”

¿Cómo se origina la investigación actual contra la organización de Miguel Arévalo Ramírez, conocido como ‘Eteco’?

La investigación [actual] nos fue derivada de la Segunda Fiscalía Supraprovincial contra el Terrorismo, que investigó a David Bazán Arévalo [exalcalde de Tocache y primo de Miguel Arévalo] por terrorismo y que generó su detención (en julio del 2017). De ahí se determinó que había una vertiente de narcotráfico contra Miguel Arévalo. Esa investigación es la que nosotros actualmente estamos llevando adelante.

PUEDES VER Acribillada y desangrada: el momento final de La Catrina, sicaria del CJNG, que emboscó y mató a 14 policías

¿Qué delitos le imputan, específicamente, a Miguel Arévalo?

A Miguel Arévalo Ramírez (se le imputa) tráfico ilícito de drogas y colaboración con el terrorismo. Esto ocurre por hechos que van desde 1988 hasta el 2002 aproximadamente.

¿Qué trabajo se ha realizado hasta ahora respecto de esta presunta organización del tráfico de drogas?

Nosotros hemos acopiado hasta ahora todos los antecedentes que han existido de posibles investigaciones (por narcotráfico y otras) contra esta persona. Nuestra investigación no involucra un pase concreto de droga, como suele ocurrir en los casos que llegan a las fiscalías de crimen organizado, sino el trabajo [de un grupo del crimen organizado] ilícito durante un tiempo determinado. Lo que estamos haciendo actualmente es clasificando información, comunicándonos con los estamentos internacionales, realizando trabajos de inteligencia y recabando testimoniales de personas que hayan colaborado o trabajado con él en el presunto ilícito que le estamos imputando.

PUEDES VER Elecciones 2020: JEE multa a Solidaridad Nacional con 344 mil soles por video difundido

¿La investigación contra la organización de Arévalo empezó el 2018, pero recién es pública?

Esta investigación estaba reservada, es decir en secreto. Solo la manejábamos nosotros [el Ministerio Público y la Dirandro], dado que esta es una investigación de crimen organizado muy compleja y con riesgos para las personas… (Lo hicimos para que) los testigos, que puedan brindar su testimonio, no se sientan amenazados. Eso ya lo hemos logrado. En noviembre [del 2019] decidimos abrir la investigación para notificarle los cargos que le estamos imputando.

PUEDES VER Puno: Dictan 17 años de cárcel para expolicía por tráfico de drogas

Sin embargo, no logramos ubicarlo en su domicilio (de Tocache, San Martín), o mejor dicho ubicarlo en los domicilios que él presenta como posibles. En todos [los domicilios] de Perú hemos sido rechazados, también viendo la posibilidad de notificarlo en los Estados Unidos porque es ciudadano norteamericano. Sin embargo, paradójicamente nos llega un hábeas corpus (presentado en un juzgado de Tarapoto). Esto quiere decir que en la práctica este señor ya se ha dado por notificado sin siquiera haber venido a este despacho.

“Sin fundamento alguno”

El hábeas corpus que Arévalo presentó en Tarapoto busca paralizar las investigaciones. ¿Bajo qué argumento?

Nosotros ya le respondimos al juez por escrito diciendo que no hay doble incriminación. Cuando Arévalo fue investigado en otros (dos) casos fue por un tema concreto que no se pudo indagar porque no se consiguieron los elementos de convicción para justificar esa investigación.

PUEDES VER Ministerio Público afirma que fiscal no dispuso libertad de sujeto que intentó prender fuego a pareja [VIDEO]

Hoy lo que nosotros investigamos es un todo, un tramo de tiempo que involucra a esta persona con el narcotráfico. Son dos escenarios distintos. No hemos vulnerado derecho fundamental alguno (de Arévalo). Además, hemos solicitado al juez que nos tome la declaración. Hablo en plural porque me demandó a mí como fiscal encargado del caso, pero también al fiscal superior coordinador de este sistema, al doctor Jorge Chávez Cotrina, y al comandante PNP Walter Lozano Pajuelo, de la Dirandro.

El sistema de crimen organizado del Ministerio Público y la Dirandro continuarán las pesquisas entonces.

Este hábeas corpus no tiene fundamento alguno… Esperamos que el juez de Tarapoto lo declare infundado. Las sentencias del Tribunal Constitucional indican que a un fiscal no se le puede interponer un hábeas corpus porque él no determina las detenciones sino el juez. Nosotros no hemos violentado derecho alguno, no estamos investigando otra vez a Arévalo (por los mismo hechos), estamos en una investigación nueva, con nuevos datos y nuevos indicios, totalmente diferentes a las hipótesis incriminatorias que justificaron las otras dos investigaciones a las cuales él hace mención en su hábeas corpus.