El nuevo Congreso debe mejorar los alcances de la cuestión de confianza