Benítez y Caro: Ni maletines ni loncheras, apuestan por la honestidad