Un riesgo aún poco conocido sobre el voto preferencial