LO ÚLTIMO - Congreso: aprueban citar al primer ministro Aníbal Torres
Se instalan comisiones para el periodo 2022-2033 del Congreso
Política

La Policía protegía asaltos de ‘Los Rápidos del Aeropuerto’

Fiscal acusa. Coronel PNP Manuel Ibárcena Escalante había cedido un auto oficial para el desplazamiento del cabecilla Giancarlo Cotillo Panizo y sus familiares.

La Republica
Estado mayor. El coronel Manuel Ibárcena Escalante integraba el Estado Mayor de la Policía Nacional hasta que fue detenido.
César Romero

El coronel PNP Manuel Ibárcena Escalante había cedido un auto de la Policía para el desplazamiento de Giancarlo Cotillo Panizo, cabecilla de la organización criminal ‘Los Elegantes y Rápidos del Aeropuerto’.

Desde el 2016, esta organización se dedicaba al robo a mano armada de vehículos furgones con mercadería de alto valor económico: equipos celulares, tablets, laptops, videojuegos y prendas de vestir que salían de los almacenes aduaneros Talma, según el requerimiento de prisión preventiva formulada por la fiscal Sandra Castro.

La fiscal contra el crimen organizado presentó su requerimiento ante el juez de investigación preparatoria, Santos Benites Burgos, acompañado de una serie de videos y fotos de seguimiento donde se ve a Cotillo y a sus familiares utilizar un automóvil oficial, que la Policía había asignado al coronel Ibárcena Escalante para desplazamientos propios de su labor.

Por la forma en que operó está organización, la Fiscalía sospecha que, además de Ibárcena Escalante, ‘Los Elegantes y Rápidos del Aeropuerto’ tenían protección de otros altos mandos de la Policía.

En una audiencia pública, en la Corte Penal Nacional, la fiscal Castro sustentó un pedido de 36 meses de prisión para el coronel Ibárcena, Giancarlo Cotillo y trece otros presuntos delincuentes. Les atribuyó los delitos de organización criminal, robo agravado, tenencia ilegal de armas y municiones, tráfico de influencias y peculado de uso.

A través de informantes, la organización obtenía la información del tipo de mercadería que salía de Talma, la fecha, hora, placa y color del vehículo que transportaría la mercadería.

Luego, utilizando chalecos y gorros con membretes de la Policía, simulaban un operativo antidrogas para interceptar y detener al vehículo.

El día señalado, unos ocho integrantes que se encargaban de realizar el robo esperaban en dos bases de operaciones la llamada que confirmaba la salida del furgón para iniciar el seguimiento.

En ese momento se decidía el lugar estratégico donde se realizaría el robo. Una vez definido el lugar, uno de los vehículos utilizados le cierra el paso al camión furgón y otro hace lo mismo con el vehículo de resguardo.

Luego, al grito de ¡somos de la Policía, estamos realizando un operativo antidrogas! y acompañados de diverso armamento neutralizaban y amenazan a los conductores, ayudantes y resguardo, los reducían y trasladaban a otros lugares, junto con la mercadería.

El cabecilla de la organización se encarga de vender la mercadería robada.

Juez denuncia a la fiscal

El juez de investigación preparatoria Santos Benites Burgos dispuso que Control Interno investigue a la fiscal Sandra Castro por no adjuntar algunos anexos a su requerimiento de prisión preventiva.

Esa decisión, según trascendió, va en contra de una resolución del juez Richard Concepción Carhuancho que había autorizado la entrega posterior de los anexos.

La audiencia de prisión preventiva debía realizarse el viernes en la tarde, pero el juez la postergó para el sábado. No se permitió el ingreso de la prensa a la audiencia.