Trujillo: “Adenda no se firmará al no haber un contrato firme”

12 Dic 2019 | 13:59 h
Opinión. Ñique dice que destrabe de Chavimochic se politizó.
Opinión. Ñique dice que destrabe de Chavimochic se politizó.

Con Odebrecht. Promesas de actual gestión regional son una falta de respeto a comunidad, dice extitular del PECh, Edilberto Ñique.

El exgerente general del Proyecto Especial Chavimochic (PECh), Edilberto Ñique Alarcón, señaló que no se puede firmar una adenda con la empresa brasileña Odebrecht para el reinicio de las obras en Palo Redondo, debido a que no existe un contrato firme que es una situación necesaria para cumplir con procedimientos legales.

“Se insistía en una adenda. Pero lo pueden decir los abogados mejor que yo, legalmente las adendas se hacen sobre contratos que están firmes, que están vigentes; el contrato de concesión con Odebrecht ya se cayó, ya está distorsionado, entonces por ello es que no se puede firmar una adenda”, consideró Ñique Alarcón.

Aseveró que eso lo tiene muy en claro el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), la Contraloría General de la República (CGR), cuyo titular Nelson Shack Yalta ha dicho que hasta el momento desconoce de adenda alguna.

PUEDES VER Dos toneladas de droga salieron de Ecuador con destino a México

“Todo este tiempo que (la gestión de Manuel Llempén) nos ha venido diciendo que se va a firmar tal documento la próxima semana y nuevamente la próxima semana, me parece que es una falta de respeto a la ciudadanía liberteña”, enfatizó Edilberto Ñique.

Politizado

En opinión del extitular del PECh, el tema concerniente al reinicio de los trabajos de la tercera etapa de la citada megairrigación se politizó mucho.

“Puedo decir que se politizó por una razón muy sencilla: cuando se genera la paralización de las obras se ha tratado de solucionar el hecho políticamente pidiéndole al Ejecutivo que presione al MEF para que asigne los recursos. Pero era una gestión política para algo que tenía que pasar por una solución técnica y legal”, manifestó Ñique.

En ese sentido, añadió que mientras eso no existiera (la solución técnica y legal), el MEF no iba a dar nunca su visto bueno.

“Además, creo que el gobernador regional (Manuel Llempén) ya tiene clara su decisión. Para él es una oportunidad para poder salir olímpicamente del problema pasándole la pelota al Ejecutivo, entregando el PECh al Gobierno central”, refirió.

Edilberto Ñique comentó que en manos del Ejecutivo sería más fácil destrabar la paralización, que es lo que interesa a todos los liberteños.