"Katatay" de José María Arguedas.

JMA: a medio siglo de su partida

Opiniones de Santiago Risso y Edwin Sarmiento

Puntos de vista
02 Dic 2019 | 20:12 h

50 años de inmortalidad

Santiago Risso, poeta y comunicador social.

Hace media centuria que José María liberó su espíritu al infinito. El estruendo de su decisión remeció cimientos de danzaks, elevó al “picaflor esmeralda / el que vuela más alto, / el de las plumas doradas”. Arguedas nos dejó un Perú que hoy es el mismo, como una línea que recorre un perfecto círculo. Pero nuestro país no tiene por qué ser un cenáculo. Leamos, reconstruyamos la justicia y el respeto a todas las diferencias. Levantemos una plegaria a los compatriotas. Reflexionemos acercándonos al legado del taita: Los ríos profundos, El sexto, Todas las sangres, El zorro de arriba y el zorro de abajo. Quizás luego, un Sol se empine sobre los tejados en símbolo entrañable de conmemoración.

..........................................................

“Perú de todas las sangres”

Edwin Sarmiento, periodista.

Con Arguedas aprendí a querer más a mi país. Me enseñó que los peruanos, de mirada esquiva, que vestían bayeta y llevaban ojotas eran seres humanos con dignidad, no reconocida por los señores de antaño. Y fue con el autor de Yawar fiesta y Los ríos profundos que mi conciencia se abrió con lucidez a una cultura de la que yo formaba parte sin comprenderlo. Arguedas me enseñó el camino del desborde emocional. Y el de la identidad sin límites. Entre huaynos, cumbias, mulizas y tunantadas aprendí que somos ese Perú de todas las sangres. Hace 50 años, como hoy, el Amauta se quitó la vida. Estuve entre los estudiantes que acompañamos su cuerpo hasta el cementerio entre cantos y hurras de esperanza.