Guardar silencio ante fiscales es la nueva estrategia de cúpula fujimorista