SIFUENTES

Antes, Nadine. Ahora, Keiko

“Estos cinco magistrados mantuvieron sus posturas igual tanto en un caso como en el otro”.

Marco Sifuentes
01 Dic 2019 | 2:15 h

Nadine Heredia: Nacida el 25 de mayo. Ex primera dama de la Nación. Expresidenta del Partido Nacionalista. Encarcelada el Día de Francia por el juez Richard Concepción Carhuancho. Excarcelada 290 días después por el Tribunal Constitucional. Sus últimas declaraciones a la prensa tuvieron como objetivo desalojar a los periodistas que se metieron a su estacionamiento el día de su liberación. Desde entonces no ha vuelto a la actividad pública. Semanas después, su celda sería ocupada por...

Keiko Fujimori: Nacida el 25 de mayo. Ex primera dama de la Nación. Presidenta de Fuerza Popular. Encarcelada en Halloween por el juez Richard Concepción Carhuancho. Excarcelada 394 días después por el Tribunal Constitucional. Sus primeras declaraciones a la prensa –que no la persiguió hasta su casa– tuvieron como objetivo agradecer a lo que queda de militancia fujimorista. Agregó que su proceso judicial ha estado “lleno de abusos y arbitrariedades”.

En ambos casos, el TC acogió un hábeas corpus muy inusual. El artículo 4º del Código Procesal Constitucional señala que solo procede ante una resolución judicial firme. En ambos casos no fue así. El TC se pronunció sobre prisiones preventivas, un privilegio que no ha tenido ninguna otra de sus excompañeras del penal Santa Mónica.

En ambos casos, votaron por mantenerlas en prisión los magistrados Miranda y Ledesma. En ambos, votaron por su libertad Blume, Ferrero y Ramos. Diga lo que se diga, estos cinco magistrados mantuvieron sus posturas igual tanto en un caso como en el otro.

En cambio, dieron un giro de 180 grados: José Luis Sardón y Eloy Espinosa-Saldaña. Sardón votó en contra de los Humala y a favor de Fujimori. Espinosa-Saldaña, exactamente al revés. Sus posiciones coinciden con sus orígenes: Sardón fue propuesto al TC por la bancada fujimorista. Espinosa-Saldaña, por la humalista.

El voto de Espinosa-Saldaña a favor de los Humala-Heredia decía que los elementos para asumir que la pareja estaba en capacidad de obstruir la justicia eran una “especulación” y, además, corregía la “redacción equívoca” del juez Carhuancho. Curiosamente, el voto conjunto a favor de Fujimori utiliza los mismos, inusuales, argumentos.

Se asumía que los Humala podían obstaculizar la justicia por el antecedente de la compra de los testigos de Madre Mía. Este es un caso judicializado, que aún continúa. En el caso de los Cuellos Blancos, aún no se incluye a la Misteriosa Señora K.