La Convención: lo que la corrupción se llevó