Aportes BCP: no nos van a engañar

“La verdad y la justicia son condición sine qua non para alternativas de política económica y de regulación, necesarias para retomar el crecimiento económico. No nos van a engañar”.

Humberto Campodónico
20 Nov 2019 | 2:43 h

Los aportes del BCP a Fuerza Popular (FP) de Keiko Fujimori por US$ 3.6 millones en efectivo son un punto de quiebre y probablemente modifique la apreciación de la población acerca del grupo económico más importante del Perú.

Es poco creíble que el aporte se haya realizado debido al temor de un “gobierno chavista”. En verdad, la afirmación de Dionisio Romero acerca de “salvar al Perú” es una muestra de desprecio, a la vez que un insulto a la inteligencia de la población.

Segundo, estas “contribuciones” tienen larga data y son un adelanto para el pago de futuros “favores” cuando los candidatos lleguen al poder. Dionisio Romero Seminario declaró que había contribuido a Villanueva, Belaunde y Bedoya Reyes. Tenemos un Estado capturado, “puertas giratorias”, funcionarios prestados al MEF, pedidos a Vladimiro Montesinos para que rebaje los aranceles al trigo (1). Y así.

Tercero, los favores se dan, incluso si los candidatos no llegan al poder. En junio del 2018, Keiko Fujimori le dijo al presidente Vizcarra que no estaba de acuerdo con los octógonos y recomendó reemplazar a la ministra de salud Silvia Pessah. ¿Cuál es el conglomerado más importante en alimentos y bebidas en el Perú? Alicorp, del Grupo Romero. Corolario: los mercados son oligopólicos (ver gráfico). Y así deben continuar.

Cuarto, la declaración de Romero no se da por “amor al Perú” sino porque ayer (martes 19) declaraba ante el fiscal Domingo Pérez. Recordemos que en noviembre del 2018 Pérez allanó el bufete Oré Guardia, del cual es titular Arsenio Oré, abogado personal de Dionisio Romero Seminario y también abogado de FP y Keiko Fujimori. Lo más probable es que Pérez ya supiera todo y, por tanto, que Romero haya decidido “curarse en salud”. Es un decir.

Quinto, esa entrega de dinero sea “la única”. Es al revés: los dos aportes se suman. ¿Estamos frente a la acumulación originaria de una fortuna clandestina, cuyo origen es el financiamiento a los partidos políticos? Es la hipótesis del abogado César Azabache: “Los fondos de Romero no “reemplazan” los fondos de Odebrecht en la lista de fondos que parece haber manejado el entorno de la señora Fujimori. Los incrementan. Crean una segunda línea de indagación que lleva las discusiones a un segundo nivel de complejidad”.

Sexto, los aportes demuestran una total falta de escrúpulos. Se realizan por fuera del sistema bancario, que el BCP debiera defender. Y no fueron advertidos por la SBS ni por la SUNAT. Quizá sea por el enorme poder del oligopolio bancario (BCP, Interbank, BBVA, Scotia): tienen un enorme margen de ganancia entre las tasas de interés activas y pasivas. Ese “spread” les permitió utilidades netas de S/ 7,100 millones en lo que va del 2019: el oligopolio concentró el 88%.

Sétimo, habrá una investigación seria en Nueva York, donde cotiza Credicorp (dueño de BCP, Prima AFP y Pacífico Seguros). La SEC de EEUU vigila la transparencia para que los inversionistas no sean engañados por los dueños de las empresas. Veremos. Mientras tanto, ayer el valor de la acción se redujo en 2%.

Lo sucedido demuestra el avance en la lucha contra la corrupción llevada por el Equipo Especial de Fiscales del caso Lava Jato (Odebrecht) tanto en el financiamiento a los partidos, como en las coimas en proyectos de inversión, la mayoría en la modalidad de APPs (2). La verdad y la justicia son condición sine qua non para alternativas de política económica y de regulación, necesarias para retomar el crecimiento económico. No nos van a engañar.

1) Ver: “tengo un temita que es de mi bolsillo”, cristal de mira, 11/04/2009, http://www.Cristaldemira.Com/articulos.Php?Id=1909

2) Para un análisis detallado ver, francisco durand: “odebrecht, la empresa que capturaba gobiernos”, oxfam, lima, 2018.

Grupo Romero