- Yenifer Paredes se entregó y permanece en la Diviac
- Benji Espinoza se retracta y sigue siendo el abogado de Pedro Castillo
Política

Caso Orellana: llamadas con exjefe de Sunarp coinciden con apropiación de terrenos

En etapa de pruebas, la Fiscalía presentó registros de comunicaciones que coincidieron con inscripciones de cinco terrenos apropiados por la red de Rodolfo y Ludith Orellana.

Álvaro Delgado Scheelje es acusado en el caso Orellana y cuenta con prisión preventiva por 12 meses desde enero de este año. Foto: La República.
Álvaro Delgado Scheelje es acusado en el caso Orellana y cuenta con prisión preventiva por 12 meses desde enero de este año. Foto: La República.
Alonso Collantes

El juicio contra la red criminal liderada por Ludith Orellana en asociación ilícita con Sunarp está cada vez más cerca de su recta final.

La Fiscalía presentó el martes último más registros de llamadas telefónicas entre varios de los miembros de la organización criminal. En total, de las 90 pruebas que componen el caso, llevan sustentadas más de 70.

En dicha oportunidad, los fiscales anticorrupción Elvis Suárez y Eiser Jiménez mostraron las llamadas entre Álvaro Delgado Scheelje, exjefe de Sunarp, y la exsecretaria de Ludith Orellana, Carla Cruzado Crisólogo.

Acorde con el filtrado que hizo el Ministerio Público, el 29 de enero de 2010 Cruzado llamó a Delgado alrededor de las 3 p.m. Ese mismo día se presentó el título Lurín Lurín, uno de los 47 terrenos de los que se apropió la red delictiva.

En febrero del 2010 las llamadas continuaron y, en adelante, coincidieron también con el alcance de los títulos de propiedad a Sunarp de los terrenos Antonio Raimondi (La Victoria), Fundo Huascata (Chaclacayo), Prolongación Parinacochas (La Victoria) y Odyssey (San Miguel).

En síntesis, en el año 2009 las llamadas telefónicas también se alinearon con la presentación de otros 10 títulos de propiedad que, acorde con la Fiscalía, acreditan los “direccionamientos” que se hicieron a Sunarp mediante coordinaciones previas entre Álvaro Delgado Scheelje y Ludith Orellana, presunta cabecilla de la organización criminal.

Registros telefónicos

Entre los acusados de los que se oralizaron sus registros de llamadas, figuró también el extrabajador del Estudio Orellana Niki Ramírez. Uno de los celulares corporativos del bufete estuvo a su nombre a pedido de Ludith Orellana, según la Fiscalía. Además, registró diversas llamadas con su coacusado Carlos Vargas Machuca.

Estas comunicaciones, cabe precisar, salieron de Huaral y Huacho, cerca de donde vivía Niki Ramírez.

En relación al acusado Vargas Machuca, la Fiscalía también logró acreditar su vínculo con el estudio de Rodolfo Orellana y su hermana Ludith luego de revisar sus registros de llamadas.

Así, se encontró que en el 2013 estuvo cerca a las inmediaciones de la sede principal de Sunarp, en la Av. Edgardo Rebagliatti 561, en las fechas en las que también se presentaron títulos a mesa de partes de Registros Públicos con el fin de inscribirlos a favor de la red criminal.

La tesis fiscal apunta a que se dirigían los títulos a la sección de Pedro Guzmán Molina, registrador de Sunarp, a cambio de sobornos. Estas gestiones habrían estado a cargo de Álvaro Delgado Scheelje entre 2009 y 2011; mientras que Vargas Machuca desde el 2011 hasta el 2013.

En total, son 20 acusados por los delitos de asociación ilícita y cohecho pasivo y cohecho activo. El juicio aún se encuentra en la etapa de pruebas y es la jueza Fernanda Ayasta quien conduce las sesiones desde marzo de este año.