Heriberto Benítez postulará al Congreso y ya no defenderá a Toledo

Política LR

ediciondigital@glr.pe Politica_LR

07 Nov 2019 | 13:43 h
Benítez Rivas fue legislador entre 2011 y 2016. Foto: La República
Benítez Rivas fue legislador entre 2011 y 2016. Foto: La República

Elecciones 2020. El exparlamentario sostuvo que no defenderá al expresidente para evitar suspicacias.

El exlegislador Heriberto Benítez anunció este jueves que participará como candidato al Congreso de la República en las elecciones convocadas para el 26 de enero del 2020.

De acuerdo al exparlamentario, para presentar su candidatura es necesario que deje la defensa del expresidente Alejandro Toledo, quien afronta un proceso de extradición de Estados Unidos por el caso Odebrecht, al sostener que dicha decisión “evitaría suspicacias" y “malos entendidos”.

PUEDES VER Caso La Centralita: control de acusación continuará el próximo 4 de octubre

“Voy a apartarme de la defensa de Alejandro Toledo. Yo veía la parte constitucional y derechos humanos, aún quedan pendientes dos procesos en el Tribunal Constitucional, pero para evitar suspicacias, para evitar malos entendidos, voy a dar un paso al costado, me voy a apartar de la defensa de Alejandro Toledo”, declaró a Canal N.

Benítez Rivas participará en los mencionados comicios con el partido Podemos Perú con el número 36. Por esta misma agrupación también postulará el exministro del Interior Daniel Urresti, además de Francesca Chiroque, hija del exalcalde de San Juan de Lurigancho Ricardo Chiroque, quien fue condenado por el delito de colusión.

PUEDES VER TC: “Comisión Permanente no tiene facultades del Pleno del Parlamento”

Heriberto Benítez es investigado por el Ministerio Público por los presuntos delitos de asociación ilícita, lavado de activos entre otros, por el caso La Centralita.

De acuerdo a la acusación fiscal, en julio del 2011, Benítez, junto a Víctor Crisólogo y César Álvarez, este último condenado por el caso Odebrecht, intimidó al fiscal César Jiménez, quien dispuso a allanar el local de La Centralita, en Chimbote, región Áncash, desde donde se habría espiado a los opositores políticos del exgobernador de Áncash.