Estrategia. César Hinostroza busca anular audios, mientras pelea su extradición en España. Foto: Jorge Cerdán.
Estrategia. César Hinostroza busca anular audios, mientras pelea su extradición en España. Foto: Jorge Cerdán.

César Hinostroza busca la nulidad de los audios de ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’

Defensas al ataque. Su hija Sandra Hinostroza Gutiérrez denunció al juez del Callao Cerapio Roque Huamancóndor. La acusación será revisada por un fiscal supremo.

César Romero
08 Oct 2019 | 2:03 h

El ex juez supremo César Hinostroza Pariachi aún resiste en Madrid, España, su extradición al Perú. Sin embargo, su defensa ya actúa en el Perú en busca de cuestionar la legalidad de los audios que lo vinculan a la red de ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’.

Su defensa en Lima está a cargo de su hija, la abogada Sandra Hinostroza Gutiérrez. Ella actúa como su apoderada legal, en virtud de un poder general y especial que le otorgó su padre, ante el notario Wilson Canelo Ramírez, en agosto del 2018, antes de huir del Perú.

PUEDES VER Chats del fujimorismo contra la prensa: “¡Que les incauten los audios!”

Con el objetivo de invalidar los audios y cuestionar la legalidad de la investigación, en agosto de este año Sandra Hinostroza promueve una denuncia contra el juez del Callao Cerapio Roque Huamancóndor, y los que resulten responsables por delitos de abuso de autoridad, usurpación de funciones y prevaricato.

Según la denuncia, el juez Roque se excedió en sus funciones al emitir las resoluciones judiciales de diciembre del 2017, enero y abril del 2018, que autorizó a las fiscales Rocío Sánchez y Sandra Castro a intervenir y escuchar en tiempo real las comunicaciones telefónicas de Hinostroza Pariachi. Esto es que el único que tenía potestad para investigar y afectar las comunicaciones de un juez supremo era otro magistrado de la Corte Suprema y no un juez de investigación preparatoria del Callao.

PUEDES VER Cerca de 70 audios inculpan a César Hinostroza

No procede

El 2 de setiembre último, la fiscal superior del Callao, Jackeline Pérez Castañeda, rechazó la denuncia señalando que, a la fecha de las autorizaciones emitidas por el juez Roque Huamancóndor, la Fiscalía no conocía al titular de la línea telefónica 952967103.

Recién en julio del 2018, la empresa Movistar comunicó a la fiscal Rocío Sánchez que ese número telefónico era utilizado por el entonces juez supremo César Hinostroza.

En ese momento, la fiscal del Callao comunica a la Policía que suspende las escuchas respecto a Hinostroza y remite un informe al fiscal de la Nación para informarle que en su investigación aparecían magistrados supremos.

PUEDES VER César Hinostroza: Justicia española rechazó pedido de prisión contra exjuez

Se anota que cualquier referencia en los audios a César Hinostroza no se podía dar por cierta hasta recibir el informe de Movistar, pues podría haberse dado el caso de una homonimia o que un tercero utilizara el nombre del juez supremo.

Presentó apelación

Sandra Hinostroza no se ha quedado conforme. Ha presentado un recurso de queja para que su denuncia sea evaluada por un fiscal supremo.

Insiste en la necesidad de realizar una investigación al juez Roque Huamancóndor, que permita precisar el momento en que Movistar comunicó la titularidad del mencionado número telefónico. Además, por qué no se advirtió antes que la persona a la que estaban escuchando era un juez de la Corte Suprema de Justicia, al ser esto evidente en los audios que se revisaron para ampliar las interceptaciones telefónicas.

PUEDES VER El resumen político: los hechos más destacados de la última semana

Peligro para las investigaciones de la Fiscalía

● Si la denuncia de Sandra Hinostroza contra el juez Cerapio Roque llega a prosperar, las autorizaciones de interceptación telefónica sería ilegales y con ella todos los audios de ‘Los Cuellos Blancos’.

● Así, los CNM audios no se podrían utilizar como prueba en un juicio público y todo el proceso sería declarado nulo y pasaría al archivo, sin ninguna sanción para los implicados.

● Aunque la denuncia no las menciona, la frase “otros que resulten responsables” se refiere a las fiscales Rocío Sánchez y Sandra Castro, justamente con el objetivo de invalidar todo su trabajo.