Perdieron. Bartra y Olaechea jugaron en pared en vano. (Foto: Michael Ramón)
Perdieron. Bartra y Olaechea jugaron en pared en vano. (Foto: Michael Ramón)

Siempre rechazaron adelanto de elecciones

Ya es tarde. Fuerza Popular y sus grupos satélites mandaron al archivo el proyecto de Vizcarra. Ahora que ya están disueltos, recién quieren comicios generales.

Wilber Huacasi
05 Oct 2019 | 2:49 h

Apenas el presidente Martín Vizcarra anunció en su mensaje a la nación del 28 de julio la propuesta para el adelanto de las elecciones generales, Fuerza Popular y sus grupos satélites reaccionaron en el hemiciclo del Congreso con gritos e insultos: “¡fuera!”, “¡corrupto!”, hasta hubo una amenaza aprista de que se iría a la cárcel.

Tras aquel discurso de Vizcarra, el aprista Jorge del Castillo fue uno de los primeros en lanzar el mensaje de que el presidente había expresado “una declaración de incompetencia para gobernar”. Luego le hicieron coro fujimoristas como Karina Beteta y Héctor Becerril, quienes pedían su renuncia.

Hubo, entonces, un abierto rechazo al adelanto de los comicios para el 28 de julio del 2020 desde el primer día. Fuerza Popular y sus satélites se opusieron en todos los idiomas.

PUEDES VER Se ha respetado la democracia y constitución

Todas las maniobras

El presidente Vizcarra formalizó su anuncio del adelanto de elecciones mediante el proyecto de reforma constitucional número 4637 el 31 de julio.

El siguiente paso para Fuerza Popular y sus satélites fue convertir los gritos e insultos en toda una maniobra orquestada para dilatar y enviar al archivo el proyecto de Vizcarra.

Por un lado, Rosa Bartra y el fujimorismo postergaron por una semana la instalación de la Comisión de Constitución. A diferencia del 2018, el grupo quedó instalado recién el 20 de agosto. Bartra no llevó ninguna agenda o plan de trabajo, a pesar de la insistencia del Ejecutivo de abordar el tema con urgencia para alcanzar los plazos para un referéndum.

El objetivo fujimorista era claro: en los días siguientes entraban a “semana de representación” y los congresistas se iban a sus regiones. Así lograron dejar pasar todo agosto sin revisar una sola letra del proyecto.

En simultáneo, el entonces titular del Parlamento, Pedro Olaechea, había enviado, el 16 de agosto, una carta de consulta a la Comisión de Venecia. Lo hizo sin siquiera consultar a todas las bancadas.

PUEDES VER George Forsyth sobre disolución del Parlamento: “Aprendamos de nuestros errores”

Bartra declaró por esos días: “Quien comete infracción a la Constitución, sabe cuál es el camino que va a seguir: la cárcel”, en alusión a Vizcarra.

El 3 de setiembre, Bartra condujo la primera sesión de Constitución e impuso con el voto mayoritario de Fuerza Popular y sus satélites un plan de trabajo genérico y sin plazos.

Las semanas siguientes fueron de sesiones infructuosas y el momento más vergonzoso ocurrió el lunes 23, cuando los legisladores protagonizaron una sesión digna del olvido, en presencia de los representantes de la Comisión de Venecia.

Luego, aprovechando el viaje al exterior de Vizcarra, Bartra convocó a una sesión para el 26 de setiembre y, sin esperar la opinión de la Comisión de Venecia y sin un verdadero debate, mandó al archivo el proyecto sobre el adelanto electoral.

Pasado el archivo ‘express’, Olaechea, Fuerza Popular y sus satélites ahora sí piden adelanto de elecciones generales. Ya es muy tarde: están disueltos.

PUEDES VER Alfredo Barnechea sobre cierre del Congreso: “Es ilegal e inconstitucional”

APP y Acción Popular en alianza con el fujimorismo

El archivo ‘express’ del proyecto sobre el adelanto de elecciones generales en la Comisión de Constitución fue posible con los votos de Fuerza Popular y de los congresistas: Javier Velásquez (Apra), Salvador Heresi (Contigo), Sonia Echevarría (Acción Republicana), Estelita Bustos (Cambio 21) y Marisol Espinoza (APP).

Espinoza votó con el fujimorismo, a pesar de un pronunciamiento anterior de su partido en favor del adelanto electoral, vía dos legislaturas. La legisladora nunca expuso esto en el grupo de Constitución.

En Acción Popular, Víctor García Belaúnde, Edmundo del Águila, Miguel Román y Armando Villanueva boicotearon la postura de Lescano cuando quiso impulsar el debate del tema directamente en el Pleno.