Se están almorzando al gobierno

A solo nueve días del 30-S... quiénes, cómo y por qué.

AAR
Augusto Álvarez Rodrich.
21 09 2019 | 02:05h

Pareciera, a solo nueve días del crucial 30-S en el que tanto el gobierno como el fujiaprismo han puesto todas sus baterías, que está perdiendo fuerza la iniciativa del presidente Martín Vizcarra para adelantar las elecciones.

Por un lado, consciente de que los plazos corren y que, a medida que pasa el tiempo, se complica más la posibilidad de concretar el adelanto electoral, el presidente Vizcarra ha fijado este fin de mes como la fecha límite para tomar una decisión.

Por el otro, el fujiaprismo parlamentario ha citado a sesión del pleno para ese mismo día, 30 de setiembre, para elegir a seis de los siete magistrados del Tribunal Constitucional, un ámbito que espera que sea clave para concretar sus planes que son: demorar el tiempo; impedir el adelanto electoral; y acumular fuerzas y disminuir las de Vizcarra con el fin de vacarlo.

Para lograrlo, el fujiaprismo avanza en los frentes externo e interno.

En el externo, ganándole la iniciativa al gobierno, por un lado, en la comisión de Venecia gracias a los amicales oficios del magistrado José Luis Sardón; y por el otro, en la OEA, a donde el presidente del congreso Pedro Olaechea fue para (mal) informar al secretario general Luis Almagro que Vizcarra –sobre quien le dijo que no quieren vacar– está actuando de manera indebida.

Y en el frente interno, el ataque fujiaprista se dirige al TC con el fin de producir al menos dos relevos que le permitan conseguir, en este orden, los siguientes objetivos: a) Sacar a Keiko Fujimori de la prisión preventiva con una votación unánime; b) que la sentencia anterior meta, de contrabando, temas sobre el paquete lava jato, como los referidos a retroactividad benigna y financiamiento electoral, lo cual beneficiaría directamente a los congresistas que aparecerán en los codinomes; c) resolver los temas de la cuestión de confianza a favor del congreso y en contra del gobierno.

El plan para controlar el TC es reemplazar a dos magistrados que serían obstáculos para el fujiaprismo: Marianella Ledesma y Eloy Espinoza por Delia Muñoz y Carlos Hakansson.

Pareciera que al gobierno del presidente Vizcarra se lo están, como se suele decir, ‘almorzando’. ¿Tiene un plan urgente para impedirlo?