“Actitudes equivocadas”

“Es un operativo constante de demolición de la democracia peruana. Los que no lo quieran ver o son ingenuos o tienen algún interés en juego".

Marco Sifuentes
8 09 2019 | 02:01h

En estos días, algunos antiguos ppkausas son presas de un verdadero síndrome de Estocolmo. Después de haber vivido en carne propia el petardeo del fujimorismo, ahora estos conversos intentan reescribir la historia, con la pretensión negacionista de construir una cara amable de Fuerza Popular. Algunos podrían decir que –para no hablar del lobotomizado Olaechea– el caso paradigmático son las fujicomparsas de “Contigo” (el partido que irónicamente antes llevaba las siglas PPK). Pero, de cierta manera, el caso más sorprendente es el de Mercedes Aráoz, vicepresidenta durante los dos intentos de vacancia. Testigo en primera fila de esas medidas de Fuerza Popular para las que la palabra “obstruccionismo” es muy suave. “Demolición”, es más precisa. Pero Aráoz dice que solo son “actitudes equivocadas” que no ameritan un adelanto de elecciones. ¿De verdad? Veamos.

Este Congreso ostenta los récords de 1) Menos leyes enviadas por el Ejecutivo debatidas y aprobadas; 2) Más decretos legislativos del Gobierno modificados y derogados, incluso por encima de sus atribuciones, y 3) Más horas perdidas en constantes citaciones a ministros a diversas comisiones. Solo un ejemplo, citado en «K.O. P.P.K.»: hasta la caída de Saavedra, los ministros habían sido citados por los congresistas 129 veces, es decir, tantas como días laborables había tenido, hasta entonces, el gobierno ppkausa.

La demolición ocurre también dentro de las comisiones del Congreso. “Cada vez que había un tema que no les gustaba, te dejaban sin quorum”, denunció el jueves Alberto de Belaunde. O, cuando algo les interesaba, aparecían hasta los accesitarios, “y lo aprobaban al caballazo”, agregó Gloria Montenegro.

El fujimorismo, desde el primer día, se apropió de la Comisión de Presupuesto, que –por tradición y sentido común– siempre le corresponde al Gobierno. Más aún: el promedio de accesitarios de una comisión es de 18. En la de Presupuesto son 34, casi todos de Fuerza Popular.

Amén de las denuncias constitucionales contra el actual fiscal de la Nación; o los magistrados del TC que no juegan en pared con ellos; o la Ley Mulder contra los medios; o los actuales ataques contra las encuestadoras y la Sunedu. Sin olvidar, por supuesto, el permanente blindaje a favor de Los Cuellos Blancos.

Todas estas no son simples actitudes equivocadas. Tampoco, como se ha dicho, la evidencia de una falta de estrategia política. Todo lo contrario. Es un operativo constante de demolición de la democracia peruana. Los que no lo quieran ver o son ingenuos o tienen algún interés en juego. Ya no hay puntos medios.