- Pedro Castillo calificó de "ilegal" allanamiento en Palacio
Política

Precaria producción legislativa del titular del Congreso

Miedo a legislar. En tres años como parlamentario, Pedro Olaechea solamente ha presentado siete proyectos de ley, de los cuales apenas uno fue tomado como insumo para una norma.

En tres años de desempeño como congresista, Olaechea ha presentado solo siete proyectos de ley. Composición: La República.
En tres años de desempeño como congresista, Olaechea ha presentado solo siete proyectos de ley. Composición: La República.
La República

Por: Wilber Huacasi

La República pidió en forma reiterada la versión del actual presidente del Congreso para abordar este tema, pero la respuesta siempre fue evasiva: “No dará declaraciones a nadie”. Pues bien, en tres años de desempeño como congresista, Olaechea ha presentado solo siete proyectos de ley. Es decir, un proyecto por cada cinco meses. De estos textos tramitados, uno fue rechazado, cinco siguen en trámite y apenas uno fue tomado en cuenta, a modo de insumo, para una norma publicada en El Peruano.

Siete proyectos de ley sin mayores resultados representa una precaria producción para alguien que, desde que asumió el cargo, ha contado con un promedio de cinco asesores, con sueldos que oscilan entre 2.500 soles y 9.500 soles.

Solamente en asesores, Olaechea le costó al país un promedio de 25.200 soles por mes. Es decir, un total de 907.200 soles en asesores, en los tres años que lleva como congresista.

Por otro lado, Olaechea tiene un sueldo de 15.600 soles, más una asignación mensual de 7.600 soles por concepto de “función congresal”. Súmese 2.800 soles por semana de representación. Es decir: 26.000 soles mensuales. Hablamos entonces de 936.000 soles en tres años en sueldo.

Sumando los gastos por sus honorarios y el pago a sus asesores, hablamos de 1'843.200 de soles del gasto que ha representado Olaechea en estos tres años. Resultado: siete proyectos de ley.

Prolongado receso

En términos cronológicos, Pedro Olaechea tomó juramento para el cargo el 22 de julio del 2016. Ese año, este parlamentario no ingresó por mesa de partes ningún proyecto de ley. Tampoco lo hizo durante todo el año 2017. Recién el 26 de enero del 2018 se estrenó con el primer proyecto de ley.

Se trata de una iniciativa que busca consolidar todo el desorden normativo que rige nuestro país. Este proyecto de ley, sin embargo, hasta la fecha no se convierte en norma, en tanto se mantiene encarpetado en calidad de dictamen.

Durante el 2018, el parlamentario solo presentó cinco proyectos de ley. Las otras dos iniciativas corresponden al presente año 2019.

Si uno hace la búsqueda en la web del Congreso sobre proyectos de ley por autoría, Olaechea aparece como “autor” de un total 116 proyectos de ley. Esa cifra es de lo más engañosa. En realidad, lo único que hizo el citado parlamentario fue poner su firma en textos que fueron formulados por sus colegas.

La República verificó cada uno de los archivos en PDF de estos 116 proyectos y, en realidad, solo siete tienen la verdadera autoría de Olaechea.

El único “resultado”

El 12 de setiembre del 2018, mientras en el Congreso se debatía la reforma para la recomposición del corrompido Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), Olaechea presentó el proyecto de ley 3334. Se trata del único texto que sirvió como insumo para una norma que llegó a ser publicada en el diario oficial El Peruano.

Como se recuerda, el proyecto original de Vizcarra planteaba que los nuevos miembros del CNM sean designados por “concurso público”. En cambio, Olaechea proponía mantener la “dedocracia”, es decir, que los siete miembros de dicha instancia sean elegidos a dedo; o sea, cuatro nombrados por el Ejecutivo y tres por el Congreso. Su propuesta fue descartada.

Olaechea también planteaba mantener por noventa días a los miembros del CNM, mientras se lograba designar a los nuevos miembros. Esto tampoco fue considerado en la reforma final.

Por lo demás, su proyecto apenas fue considerado como un insumo: Olaechea apuntaba al cambio del nombre del CNM por “Asamblea Nacional de Justicia”. En el Pleno, cuando se aprobó esta reforma, el parlamentario pidió el cambio del nombre y fue entonces que quedó la denominación de Junta Nacional de Justicia.

Por lo demás, los otros cinco proyectos de su autoría siguen en trámite, mientras que el sexto fue rechazado de plano por estar desfasado.

Al archivo

El proyecto N° 3333/2018 de Olaechea fue enviado al archivo por la Comisión de Justicia porque abordaba un tema que ya había sido legislado en el Congreso.