Exdirectivos de Graña y Montero se acogen a la colaboración eficaz

Ministerio Público desistió del requerimiento de prisión preventiva por 36 meses que había solicitado contra José Graña Miró Quesada y Hernando Graña Acuña, implicados en el caso Metro de Lima.

La República
25 08 2019 | 11:08h

Los exdirectivos de la constructora peruana Graña y Montero, José Graña Miró Quesada y Hernando Graña Acuña, se acogieron al beneficio de colaboración eficaz ofrecido por el Ministerio Público en el marco del caso Metro de Lima.

El acogimiento de los exdirectivos de Graña y Montero al beneficio fue confirmado por el juez de investigación preparatorio Richard Concepción Carhuancho, que debía evaluar este domingo el requerimiento de prisión preventiva que el fiscal José Domingo Pérez había solicitado.

PUEDES VER Fiscalía desiste pedido de prisión preventiva contra José Graña y Hernando Graña

“Se está desistiendo [del pedido de prisión preventiva] con motivos de que los investigados ya se han sometido a un proceso de colaboración eficaz”, afirmó en la audiencia este domingo el juez Concepción Carhuancho, declarando admitido el desestimiento del fiscal Pérez a continuar con el pedido contra los exdirectivos de Graña y Montero.

Graña Miró Quesada y Graña Acuña, además, renunciaron a su derecho de reserva de la identidad inherente al beneficio de la colaboración eficaz.

De acuerdo al requerimiento de la Fiscalía que pudo conocer La República, la solicitud de la prisión preventiva se da por el supuesto delito contra la administración pública – colusión y lavado de activos cometidos en la organización criminal.

Cabe recordar que en diciembre del 2017, el juez Richard Concepción Carhuancho dictó prisión preventiva de 18 meses en contra de José Graña y Hernando Graña, pero la medida fue modificada a comparecencia simple en marzo del 2018 para Graña Acuña y en abril de ese año para Graña Miró Quesada, por lo que ya no se encuentran encarcelados.

Graña Miró Quesada y Graña Acuña se encuentran involucrados en la investigación del caso “Club de la Construcción”, un presunto cartel empresarial conformado por constructoras peruanas y extranjeras (brasileñas como Odebrecht, OAS, Camargo Correa y Queiroz Galvao) para distribuirse las licitaciones de obras públicas, y cuyo funcionamiento, de acuerdo a la tesis de la Fiscalía, es el de una organización criminal.

De acuerdo al fiscal José Domingo Pérez, el pasado viernes la fiscal Geovanna Mori el notificó que los investigados José Graña Miró Quesada y Hernando Graña Acuña se acogían a la colaboración eficaz, reconociendo de este modo su culpabilidad en los ilícitos que se les imputan.

Pérez, ante el nuevo escenario de información que se abría en sus pesquisas, decidió desistir del pedido de prisión preventiva, decisión que le transmitió al juez Richard Concepción Carhuancho. Sin embargo, adelantó que presentarán al Poder Judicial un pedido menos “gravoso” contra los investigados, el cual harán efectivo dentro de unos días.

A la salida de la audiencia, José Graña Miró Quesada declaró a los medios y señaló que es probable que se hayan dado pago de coimas en otros proyectos.

“Estamos aportando toda la información que requiere la Fiscalía. Creemos que hay, no solo en este proyecto, sino en otros, información de mucho interés para ellos, información importante que estamos dando dentro del proceso de colaboración. Y a sumiendo nuestra responsabilidad en el caso”, dijo el exdirectivo de Graña y Montero.

Caso Metro de Lima

En un interrogatorio ante los fiscales del Equipo Especial para el caso Lava Jato en abril de este año, el exdirectivo de la empresa Odebrecht Jorge Barata señaló que los directivos de la constructora Graña y Montero sabían de los pagos de coimas que habían hecho a funcionarios peruanos para obtener la licitación de los tramos 1 y 2 del Metro de Lima, obra ejecutada durante el segundo Gobierno de Alan García.

De igual modo, Barata indicó en dicha diligencia que Graña y Montero sabía también que la empresa brasileña había pagado sobornos a Alejandro Toledo por los tramos 2 y 3 de la Carretera Interoceánica Sur, consorcio en el que Odebrecht se había asociado con Graña y Montero, JJ Camet e ICCGSA, todas empresas implicadas en el caso “Club de la Construcción”.