El riesgo del rumbo al limbo político