Fujimorista Rolando Sousa asumió como presidente del Parlamento Andino

Perú asume la presidencia del Parlamento Andino para el periodo 2019-2020. Rolando Sousa fue vicepresidente de la representación nacional en esta institución entre el 2016 al 2017.

La República
19 08 2019 | 20:53h

La presidencia del Parlamento Andino ha pasado a manos del Perú para el periodo 2019 – 2020, a raíz de la elección por unanimidad del fujimorista Rolando Sousa Huanambal en el cargo dentro de la institución regional.

La juramentación del parlamentario andino de Fuerza Popular se realizó en julio en Bogotá, Colombia, donde se encuentra la secretaría general de la institución.

PUEDES VER Parlamentario andino fujimorista acusado de presunta corrupción

Rolando Sousa ha señalado que su labor estará enfocada en la integración regional. “Mi propuesta es ponernos a la orden de los ciudadanos, apoyando a nuestros gobernadores y alcaldes a impulsar programas que posesiones y den a conocer el rol del parlamento andino dentro del proceso de integración, así como articular nuestro trabajo con el acciones de los distintos organismos que conforman el sistema”, indicó.

Por ello, ha propuesto que se establezcan alianzas estratégicas con entidades cercanas a la ciudadanía, como los son los gobiernos regionales y locales o municipales.

En la ceremonia también se tomó juramento como vicepresidentes a los parlamentarios andinos Germán Darío Hoyos de Colombia, Fausto Cobo Montalvo de Ecuador, Alberto Moreno Cuellar de Bolivia y Gabriel Asencio de Chile.

PUEDES VER Aramayo sobre Bartra: “No es muy dialogante ni muy articuladora” [VIDEO]

Rolando Sousa fue elegido para el Parlamento Andino por Fuerza Popular. Fue vicepresidente de esta institución en Perú en el periodo 2016-2017. En el periodo anterior lo fue el fujimorista Jorge Romero Castro.

Al igual que el partido fujimorista, Sousa se ha mostrado contra las elecciones primarias, propuestas por el Poder Ejecutivo en la reforma política, así como el voto en discordia en la casación de Keiko Fujimori, en el que los jueces difieren solo en el plazo de la prisión preventiva.