Mensaje Leído. Acompañado de Salvador Heresi y Karina Beteta, Olaechea leyó el pronunciamiento dirigido a Vizcarra.

Olaechea usa caso Tía María para enfrentar al presidente Vizcarra

Ofensiva. Congresistas y analistas opinan que titular del Parlamento busca pretextos para dilatar debate del proyecto de ley del Ejecutivo sobre adelanto de elecciones generales.

La República
20 Ago 2019 | 2:57 h

Por: Carlos Aguilar y Liliana Rojas

Pese a que aún no se compromete a impulsar el debate del proyecto de ley de adelanto de elecciones, el titular del Congreso, Pedro Olaechea, leyó ayer un comunicado en el que exige al presidente Martín Vizcarra “rectificarse públicamente” de sus expresiones sobre el caso Tía María y su supuesto apoyo a medidas radicales en dicho conflicto.

“Invoco al presidente a rectificar públicamente las expresiones que se escucharon en los audios que hemos conocido hace poco, en las que sugiere, como solución a las demandas de ciertos grupos, la toma de medidas radicales por parte de la población. Es irresponsable alentar el enfrentamiento entre peruanos”, señaló.

PUEDES VER Frente Amplio pide que se debata "con urgencia y sin dilaciones” el adelanto de elecciones

Olaechea le dijo a Vizcarra que “no tenga miedo a gobernar” y exigió a todos los sectores políticos sociales y a la ciudadanía a defender el orden constitucional

“Trabajemos en una agenda conjunta por el bien del Perú. No tenga miedo de gobernar”, leyó Olaechea acompañado de sus vicepresidentes Salvador Heresi y Karina Beteta.

No obstante, el comunicado estaba escrito a título personal. Indicó que no se aferra al cargo y que “el Congreso otorgará al Ejecutivo las herramientas para la correcta gestión de recursos”.

PUEDES VER Huilca sobre Olaechea: “Representa a intereses de Southern y la Confiep”

“Cierre el Congreso”

La vocera de Nuevo Perú, Indira Huilca, fue tajante al afirmar que lo único que Olaechea intenta es prolongar el debate de adelanto de elecciones y busca una figura para vacar a Vizcarra. “Presidente, tome la sartén por las manos y cierre el Congreso de una buena vez”, sostuvo.

El portavoz del Frente Amplio, Hernando Cevallos, consideró que “Olaechea cree que el Congreso es la Confiep y puede usarla para pechar como quiera y está equivocado”. Su bancada exigió que el proyecto de adelanto de elecciones se debata “con urgencia y sin dilaciones”.

El oficialista Clemente Flores también mostró su rechazo a las expresiones del presidente del Congreso y afirmó que es mentira que el jefe del Estado respalde medidas radicales que se hayan tomado en Tía María. Eloy Narváez, de Alianza para el Progreso, dijo que se debe trabajar una agenda en consenso y dejar los enfrentamientos de lado.

PUEDES VER Pedro Olaechea: 18 % de los peruanos respalda su gestión

El vocero de Contigo y ex-PpK, Gilbert Violeta, dijo que más allá de las declaraciones de Olaechea, se necesita saber si el presidente respeta o no la institucionalidad y la democracia.

Maritza García, de Cambio 21, sostuvo que el presidente Vizcarra debe dejar de agitar a la población contra el Congreso para no agudizar la crisis, pero dijo que si tiene que votar a favor del adelanto de elecciones lo hará, porque se enmarca dentro de la Constitución. En el mismo sentido se pronunció el vocero de Acción Popular, Armando Villanueva.

PUEDES VER Pedro Olaechea a Martín Vizcarra: “No tenga miedo a gobernar” [VIDEO]

Sulmont: Mensaje es una excusa para evitar reformas

- Para el analista político David Sulmont, en su pronunciamiento el presidente del Congreso, Pedro Olaechea, defiende una postura ideológica empresarial, a pesar de que su principal función es defender el interés de la mayoría de peruanos. Es claro, dijo, que el titular del Parlamento “está utilizando el caso Tía María como excusa para evitar discutir las reformas que ha propuesto el Poder Ejecutivo”. Lamentó que no se haya aprendido que un proyecto minero no se impone a la fuerza.

- Por su parte, el expresidente Ollanta Humala criticó al Congreso por su posición confrontacional y opinó que el mandatario debería plantear una cuestión de confianza que derive en el cierre del Congreso.