“Bolsonaro apoya el desarrollo sostenible de la Amazonía”: afirmación de Carlos Tubino es falsa

Vía Twitter, el congresista Tubino puso como ejemplo al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Durante julio, la Amazonía brasileña “perdió un área más grande que Londres” por deforestación.

El 21 de junio, Carlos Tubino escribió que el presidente de Brasil apoyaba el desarrollo sostenible.
El 21 de junio, Carlos Tubino escribió que el presidente de Brasil apoyaba el desarrollo sostenible.
La República
8 08 2019 | 23:59h

Carlos Tubino, vocero titular de Fuerza Popular, saludó el actuar del presidente Jair Bolsonaro, quien ha desoído a las instituciones de su propio país y está explotando económicamente la Amazonía brasileña.

PUEDES VER Carlos Tubino: “Es una utopía creer que con adelanto de elecciones habrá mejores congresistas"

El 20 de julio pasado, el congresista Tubino Arias-Schreiber compartió en su cuenta de Twitter un recorte periodístico, que señalaba que el mandatario brasileño defendía la explotación de la Amazonía. El parlamentario de Fuerza Popular interpretó que Jair Bolsonaro estaba defendiendo su nación de “los intereses de los países del primer mundo”.

Cuando un usuario le indicó que el presidente brasileño apoyaba la deforestación de la selva en favor de las empresas, Carlos Tubino le replicó que “Jair Bolsonaro apoya el desarrollo sostenible de la Amazonía”. Esta frase no se condice con la realidad, puesto que, de acuerdo a los informes oficiales del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil, la deforestación en esa área alcanzó los 2254 kilómetros cuadrado en julio de este año.

Bolsonaro apoya el Desarrollo Sostenible de la Amazonía, mientras acá nuestros Ambientalistas y los Importados de las ONGs del 1er Mundo, impulsan NO explotar nuestros recursos mineros y la Intangibilidad de los Bosques, generando Miseria y Pobreza!!

— Carlos Tubino (@TubinoCarlos) July 22, 2019

Frase de Carlos Tubino sobre Jair Bolsonaro no se condice con la situación de la Amazonía brasileña.

Se entiende por desarrollo sostenible al progreso que permite “satisfacer las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de futuras generaciones”, según la multinacional Acciona. Esto implica un delicado equilibrio entre el medio ambiente, el bienestar social y el crecimiento económico.

De acuerdo a Roberto Espinoza, colaborador externo de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), en la década del 50 se hablaba únicamente de ‘desarrollo’. Lo que se medía era el crecimiento económico. Sin embargo, presentaba un problema: los recursos se agotaban.

Por eso, surgió el término ‘desarrollo sostenible’, indicó Espinoza a La República. Este concepto, manejado por estados como Perú, respeta los recursos naturales y busca que sean duraderos en el tiempo. Otros enfoques que existen de manera paralela son el desarrollo humano integral, manejado por las Naciones Unidas; y el allin kawsay (‘vivir bien’ en quechua), propio de los pueblos originarios.

La comunidad internacional entiende la importancia de buscar el crecimiento económico mientras se cuida el planeta. Por ejemplo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) otorga créditos con bajo interés a los países miembros, pero para ingresar a ese grupo se deben cumplir con condiciones ambientales estrictas, según el consultor de Aidesep.

Jair Bolsonaro ha hecho oídos sordos ante la alerta por deforestación en Brasil.

El gobierno de Jair Bolsonaro no está apoyando el ‘desarrollo sostenible’ de la Amazonía

Aunque el presidente Jair Bolsonaro busca el desarrollo económico de Brasil, no ha tomado en consideración el impacto ecológico y comercial que genera su posición.

Por un lado, la Confederación Nacional de la Agricultura de Brasil afirmó que el discurso del presidente Bolsonaro está perjudicando la imagen del agronegocio brasileño.

Más importante aún, los 2254 kilómetros cuadrados (km2) de selva deforestada en 31 días son un 278% más que en el mismo período durante el año 2018, de acuerdo a Polígrafo, un medio de verificación brasileño. Incluso, esta superficie es superior al área de Londres (1572 km2) y al de Madrid. Por otra parte, aún es más pequeña que Lima (2672 km2), pero por poco.

Existe un incremento de más de 2000 km2 de área deforestada entre agosto 2018-julio 2019 respecto al período agosto 2017-julio 2018

El escándalo en Brasil fue tal que Bolsonaro cuestionó esos datos. Esto concluyó con el despido del encargado del INPE, Ricardo Galvão. A pesar de ello, el presidente brasileño tuvo que reconocer que la deforestación se había incrementado en su país. “Parece que está aumentando, pero no en la forma como se ha divulgado”, aseguró el mandatario, según AFP.

Despiden al jefe del instituto de investigación que demostró que la Amazonia está siendo deforestada a un ritmo brutal. #Bolsonaro se limpia los zapatos con los datos ! pic.twitter.com/OdDJB00ouB

— Esteban Ortiz (@EstebanOrtizMD) August 7, 2019

Al respecto, Roberto Espinoza comentó que los países miembros de la OCDE que incumplen los compromisos climáticos podrían estar sujetos a alguna sanción económica, como la disminución del financiamiento internacional. Por otro lado, indicó que tanto la deforestación —cuando se destruye el bosque para realizar otras actividades como minería o ganadería— como la degradación —debido al derrame petrolero o cuando se extrae la madera para su explotación— debilitan la Amazonía.

Debido a que la deforestación en la Amazonía brasileña “está aumentando”, tal como lo admitió el mismo Jair Bolsonaro, no puede decirse que existe un “desarrollo sostenible” en Brasil, ya que el medio ambiente está siendo afectado. Así, la frase del congresista peruano Carlos Tubino es falsa.


Video Recomendado