No todos los magistrados son cuellos blancos