SALINAS

Libertad de prensa bajo ataque

“El autoritarismo, el nacionalismo y la crisis global que está sufriendo el Estado de derecho no son buenos para la prensa”.

Pedro Salinas
21 Jul 2019 | 0:11 h

Paola Ugaz y el arriba firmante tuvimos el privilegio y el honor de participar en el megaevento periodístico organizado por el gobierno británico junto con el de Canadá, en Londres, hace unos diez días. Asistieron más de mil quinientos periodistas de un centenar de países de todos los continentes. De América Latina éramos poco más de una veintena. El tema: la libertad de prensa y los peligros que se ciernen sobre ella.

Los promotores de Defend Media Freedom, como se bautizó al acto, fueron el canciller británico Jeremy Hunt y la ministra de Asuntos Externos de Canadá, Chrystia Freeland, quienes jugaron un papel protagónico. También hizo lo propio Amal Clooney, la abogada libanesa y activista en tópicos vinculados a los derechos humanos y la libertad de expresión.

“Todos los gobiernos dicen apoyar la libertad de prensa. Ella se menciona incluso en la Constitución de Corea del Norte. Pero hasta ahora hacer discursos y firmar compromisos no es suficiente. Porque no bastan. La libertad de prensa es la piedra angular de la democracia y los gobiernos deberían hacer más por ella”, señaló Clooney.

“Los Estados deben asegurarse de que los periodistas tengan una defensa justa. El autoritarismo, el nacionalismo y la crisis global que está sufriendo el Estado de derecho no son buenos para la prensa”, añadió.

Por su parte, la periodista venezolana Luz Mely Reyes, exiliada de su país, quien intervino en más de una sesión, comentó que “la mejor respuesta al ataque es hacer más y mejor periodismo”.

En algún momento de la exposición de Hunt, uno de los candidatos de fuerza para ocupar el cargo de primer ministro en las elecciones inglesas, mencionó el caso peruano, y a Gustavo Gorriti, en particular, por su prolijo y reconocido trabajo en el caso Lava Jato. “No hay lugar para la tranquilidad en esta lucha por defender la libertad de prensa. Tenemos que elegir entre tener sociedades abiertas o sociedades cerradas”, enfatizó Jeremy Hunt.

La preocupación del Reino Unido y de Canadá, quienes instaron a otros países europeos a sumarse a esta cruzada libertaria, es que veían que en muchos países los periodistas eran víctimas de ataques de todo tipo. Desde asesinatos hasta el empleo arbitrario de la justicia como represalia a su labor investigativa.