Conferencia Episcopal Peruana pide salida pacífica ante conflictos sociales en Tía María y Loreto

Mediante un comunicado, señaló que las comunidades poseen el derecho a la protesta dentro del marco legal y asegurando que sus manifestaciones sean pacíficas.

La República
18 07 2019 | 23:47h

La Presidencia de la Conferencia Episcopal Peruana emitió un comunicado ante los recientes conflictos suscitados por el proyecto minero Tía María y por las constantes rupturas del Oleoducto Norperuano en Loreto y señaló que las empresas involucradas tienen responsabilidad de otorgar una salida pacífica.

Tras expresar que el diálogo es el mejor medio para alcanzar y garantizar la paz social, precisó que los actores principales deben absolver cualquier tipo de dudas y temores en torno a sus actividades extractivas, y colaborar con la transparencia y el diálogo.

PUEDES VER Tía María: presidencia de la Conferencia Episcopal Peruana pide diálogo para evitar conflicto social

“La lógica de la rentabilidad no puede oponerse a su responsabilidad para con la vida digna de las poblaciones de influencia directa o indirecta de sus proyectos y el medio ambiente”, se lee en el documento que difundieron.

Asimismo, remarcaron que los gobiernos regionales y locales deber tener vocación al diálogo y son ellos quienes están llamados a tutelar el ambiente de sus comunidades y a trabajar arduamente por el mejoramiento de la calidad de vida de sus ciudadanos.

“Los primeros llamados a trabajar en esta tarea son ellos, más allá de cualquier acción de responsabilidad social por parte de las empresas privadas”

PUEDES VER Choquehuanca: “Gobernador de Arequipa está desinformando a la población”

En ese sentido, precisaron que la labor del gobierno nacional es promover el desarrollo integral, institucionalizar las mesas de diálogo y velar por el cumplimiento de todos los acuerdos garantizando la compatibilidad de la actividad empresarial con la sostenibilidad social y ambiental.

“El compromiso de las comunidades es participar y opinar con responsabilidad y libertad, teniendo en cuenta no solo el bien propio sino el bien común de la región y del país. Al mismo tiempo que poseen el legítimo derecho a la protesta, dentro del marco legal deben asegurar que sus manifestaciones sean pacíficas, sin alterar el orden público, y sin obstaculizar el normal funcionamiento de la vida social en la región”, precisa el documento.

PUEDES VER Monseñor Miguel Cabrejos: “La vida no se mide por cuánto consumimos, sino por cuánto compartimos”

Las autoridades de la Conferencia Episcopal Peruana esperan que se deje de lado las diferencias para buscar el bien común y el desarrollo sostenible de todos los peruanos.