Yamila Osorio: “No hay presencia sólida del Estado que garantice que no se contaminará”

La República
16 M07 2019 | 04:16h

Por: Sigrid Bazán

Desde su experiencia, la exgobernadora regional contribuye al diagnóstico del conflicto en torno al proyecto minero Tía María y ratifica su postura según la cual al gobierno central le faltó consumar el diálogo antes de otorgar la licencia a la empresa.

PUEDES VER Yamila Osorio sobre Tía María: “Corresponde un liderazgo de parte del Gobierno”

¿Cómo evalúa la postura de los ciudadanos en Islay en contra de Tía María?

Este conflicto, que data de hace más de 10 años, diría que se reduce a una cuestión de desconfianza con la empresa minera Southern Perú, principalmente, teniendo en cuenta los antecedentes de operación de la fundición de Ilo, que generó un impacto negativo de contaminación en el Valle de Tambo. Es una etiqueta contra la cual la empresa ha venido luchando para quitársela y poder generarle confianza a la gente.

¿Cómo se ha desarrollado en el tiempo la convivencia entre la minería y la población?

Creo que en términos generales en Arequipa ha habido experiencias positivas en donde la población ha aceptado el impacto de la minería y se ha beneficiado. Arequipa es una región que ha recibido buenos ingresos por canon, por regalías mineras y que ha trascendido también en reducir diferentes brechas, por ejemplo, las de agua y saneamiento, entre otras. Un caso específico de una minera conocida en Arequipa que por supuesto con el tiempo ha logrado que la gente la acepte y haya una convivencia, más o menos, armoniosa.

PUEDES VER Exgobernadora Osorio sobre Tía María: conflicto se reduce a la desconfianza con la empresa Southern

Desde el último conflicto hasta el día de hoy ¿por qué no ha habido mesas de diálogo? ¿Por qué no se ha hablado con tiempo?

Lo que sí creo que debió suceder es evitar llegar al punto límite para recién tomar esta decisión, creo que se tuvo el tiempo necesario, hasta fines del año pasado, para poder lograr tener la presencia del Ministerio de Energía y Minas y del Ambiente en la zona, porque en todos estos proyectos, quien le dice a la gente qué beneficios va a tener es la misma empresa y la gente no lo cree porque supone que la empresa siempre va a darte un mensaje ajustado a sus propios intereses. No hay una presencia sólida del Estado que le diga a la gente ‘yo te garantizo que no voy a permitir que te contaminen, que van a estar a salvo’.

¿Cuál cree que debe ser el rol político de los congresistas que se encuentran en la zona del conflicto?

Creo que el ideal sería que ellos promuevan un espacio de diálogo sin condicionamientos, porque la autoridad representa finalmente a todos y esto es lo que correspondería. Creo que de pronto el Ministro de Energía y Minas podría tender algún tipo de diálogo teniendo en cuenta que los congresistas del Frente Amplio están en la zona para que haya algunos interlocutores a través de los cuales se puedan sentar a la mesa.

PUEDES VER Yamila Osorio sobre Tía María: El Estado debió tener una presencia mayor

Entonces, ¿cree que la empresa sí puede encaminar el proceso de manera responsable? ¿Los campesinos lo aceptarán?

Creo que acá lo que corresponde es un liderazgo muy fuerte de parte del gobierno para poder abrir estos espacios de diálogo. Hay que tener en cuenta que hasta hace algunos días, la única que hablaba del tema de la licencia de construcción era la empresa, no había pronunciamientos del gobierno, esto no puede suceder, porque si el gobierno adopta una decisión, tiene que justificarla y difundirla por todos los medios.

Hay quienes dicen que la minería y la agricultura, al menos en esta zona, no pueden convivir. ¿Cómo ve esto?

Creo que hay muchísimos ejemplos en donde la minería y la agricultura sí han podido convivir. Arequipa, capital del departamento, es una clara muestra de esto y lo hemos visto en otras regiones del país. Aquí el tema va mucho más allá, va a un tema histórico, de antecedentes negativos, de conflictos, más o menos, recientes, de relaciones familiares y comunales debilitadas, rotas a causa de este proyecto minero que ha generado resentimientos que siguen aflorando.