Brazo derecho del expresidente de OAS tuvo reuniones con mandatarios peruanos

La República
14 M07 2019 | 21:50h

Un personaje útil para el caso Lava Jato ha surgido, especialmente para las investigaciones en los distintos países donde OAS tuvo participación. Se trata de Augusto César de Ferreira e Uzeda, quien fue el brazo derecho del expresidente de la constructora brasileña, Leo Pinheiro.

El reportaje de Cuarto poder indica que el director superintendente internacional de OAS, también conocido como César Uzeda, estaba encargado de las relaciones políticas y empresariales dentro de los lugares donde la constructora realizaba negocios o los intentaba.

PUEDES VER Fiscalía comprobó pago de sobornos en obras de OAS

Estuvo viajando al Perú entre el 2007 al 2013, en el que sostuvo reuniones con los presidentes Alan García y Ollanta Humala. Leo Pinheiro lo mencionó en su declaración al Equipo Especial Lava Jato, señalando que se reunió con el líder del Partido Nacionalista y su esposa Nadine Heredia en la casa de Uzeda, previo a la juramentación de Humala como jefe de Estado.

César Uzeda visitó el país en dos ocasiones en el 2007 –una aparece en el reporte migratorio–, cuatro en el 2009, dos en el 2012 y cuatro en el 2013.

PUEDES VER Club de la Construcción: Nadine Heredia habría pedido OAS tratar los pagos

El 23 de enero del 2007 se reunió con Alan García en el Palacio de Gobierno, en conjunto con Pinheiro, José Dirceu del Partido de los Trabajadores, de Brasil, y otros empresarios de ese país. Uzeda regresó en junio de ese año por el tema energético en el Perú.

Entre Perú y Brasil, los ministros de Energía y Minas de ambos países firmaron en noviembre del 2006 un memorándum para la formación de una comisión mixta permanente; para junio del 2010, Alan García y Lula da Silva suscribieron el acuerdo para el suministro de electricidad a para el primer país y la exportación del excedente al segundo. En el 2007 se elaboró un informe sobre la construcción de 15 centrales hidroeléctricas, la más ambiciosa en Inambari, en Madre de Dios, con un valor de $4,8 millones. En diciembre de ese año, OAS estuvo hizo estudios para este último proyecto.

La central de Inambari fue concesionada en agosto del 2008 a la empresa Egasur, constituida por un grupo de compañías peruana, pero controlada posteriormente por OAS a través de Valfredo de Assis Ribeiro.

PUEDES VER Pinheiro entregó a fiscales pruebas del pago ilícito de OAS a Castañeda

La constructora brasileña también había conseguido la construcción y concesión por 20 años del proyecto para derivar el agua desde la laguna de Huascacocha, Junín, hasta Lima. El contrato se firmó en el 2009. Para marzo de ese año, Pinheiro, César Uzeda y Valfredo de Assís Ribeiro se reunieron con Alan García por las obras mencionadas.

Uzeda tuvo reunión con Alan García en el 2009. Foto: Andina.

Uzeda retornó al país el 3 de junio y el 11 de noviembre del 2009. Al día siguiente de esta última fecha se firmó la concesión por la Línea Amarilla, entre OAS y la Municipalidad de Lima, con el entonces alcalde Luis Castañeda.

Tanto Leo Pinheiro, César Uzeda y Valfredo de Assis Ribeiro volvieron a reunirse con García el 2 de febrero del 2010 por los proyectos de Inambari –que era rechazado por la población del lugar– y Huascacocha. Al día siguiente, los ejecutivos de OAS tuvieron un encuentro Nadine Heredia. Volvieron a verse con Ollanta Humala y su esposa antes de su juramentación presidencial, en el 2011.

El director superintendente internacional de la constructora brasileña estuvo otras 8 veces en el Perú durante el gobierno de Humala -años en el que la empresa brasileña obtuvo adjudicaciones mediante el ‘Club de la Construcción’-, siendo separado de OAS tras la detención de Leo Pinheiro, en el 2014.

Sin embargo, César Uzeda también ganó notoriedad en Chile, a raíz de que la constructora brasileña le brindó un jet privado a Marco Enríquez-Ominami para su campaña presidencial del 2013, tras una reunión con el exejecutivo de OAS, quién había señalado que usó este avión para viajes a Argentina, Bolivia, Perú y Uruguay.

El abogado de Leo Pinheiro, Fernando Silva, indicó al dominical que el esquema de la empresa daba independencia a cada superintendencia de cada país donde estaba la constructora brasileña. “Cada país tenía un director y ellos (son) los que se encargaban de los manejos de la empresa”, señaló.