Querida Arlette

“Que sepan, Arlette, que las mujeres estamos juntas, cuidándonos las espaldas”.

Sigrid Bazán
10 07 2019 | 02:24h

Hoy quisiera dedicar esta columna a Arlette Contreras. Porque es una mujer valiente, que inspira y que ha encontrado la fuerza para mantenerse de pie. Porque su espíritu, en esta lucha contra la injusticia, se mantiene incólume.

Cuando se forma parte de una sociedad tan malvada, es inevitable sentir mucha impotencia, hasta cierta responsabilidad. ¿Sabes en qué pienso, Arlette? En aquella frase del mayo francés: “No puede volver a dormir tranquilo aquel que una vez abrió los ojos”. Y es por eso que te escribo, para, de alguna manera, pedirte disculpas. Por no poder hacer más, porque a veces parece más fácil pasar la página, darse por vencida.

Este lunes el Poder Judicial te falló, a ti y a las tantísimas mujeres víctimas de agresión física, psicológica, sexual. No solo al 30% de mujeres que denuncia, también a aquel 70% que a duras penas se repone y que muchas veces no cuenta con información, apoyo o acceso a la justicia.

Tu caso es ejemplo de todas las variables comunes de un proceso largamente injusto, revictimizante. Tuvieron que pasar años de desgaste emocional e incluso económico para que finalmente el Poder Judicial traslade tu caso a la Corte Superior de Lima Norte, donde siempre debió verse. Tú viajando de aquí para allá, siempre tuviste tiempo para estar del lado de la gente, acompañando las movilizaciones tras la muerte de Eyvi Ágreda, escuchando a quien se te acercara e impulsando el movimiento Ni Una Menos.

Ahora, un adelanto de sentencia infame pretende rebajarle la pena a tu agresor. E incluso otorgándole 11 años de pena, nadie mueve un dedo para buscarlo, nadie parece preocuparse hasta la lectura oficial. Pero no estás sola, estamos contigo, te lo debemos. Que la Corte Superior de Justicia de Lima Norte sepa que todas nos unimos en este y el resto de casos, que estamos al tanto. Hoy vemos asqueadas el abismo que separa la sentencia emitida del pedido del Ministerio Público. Diecinueve años pidió la Fiscalía por tentativa de feminicidio y tentativa de violación sexual, así como 500 mil soles de reparación civil. El Poder Judicial obvia un delito y rebaja la pena por el otro, dándole solo 11 años y 20 mil soles de reparación.

La lucha continúa pues, no solo en este proceso. También en el día a día. Que sepan, Arlette, que las mujeres estamos juntas, cuidándonos las espaldas. Que estamos juntas y que aún nos falta mucho por conquistar, pero que ya compartimos el mismo camino.