Mercedes Aráoz también es congresista por Peruanos por el Kambio. Foto: La República
Mercedes Aráoz también es congresista por Peruanos por el Kambio. Foto: La República

Mercedes Aráoz: “Fuerza Popular no debe presidir la próxima Mesa Directiva”

La vicepresidenta de la República también cuestionó la decisión de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales de archivar el caso Mamani.

La República
02 Jul 2019 | 17:04 h

A propósito de las nuevas elecciones en el Congreso, la vicepresidenta de la República, Mercedes Aráoz, manifestó esta tarde que está en contra que la bancada de Fuerza Popular continúe presidiendo la Mesa Directiva.

En declaraciones para Andina, la Aráoz Fernandez explicó que la bancada fujimorista estuvo a cargo del Parlamento en los últimos tres años, y que no se contribuyó en mantener un buen ambiente político, actitud que daña la imagen del Legislativo ante la ciudadanía.

PUEDES VER Mercedes Aráoz: “No me interesa ser la primera presidenta del Perú”

Sin embargo, a pesar de su posición, la también congresista por Peruanos por el Kambio consideró que algún fujimorista sí podría integrar una lista multipartidaria de aspirantes a la Mesa Directiva, pero como vicepresidente.

“Tampoco está negado que pueda conformar una mesa, podría ser parte, pero no la cabeza. Ya hemos tenido la experiencia de los tres últimos periodos y no ha sido una etapa tranquila políticamente hablando y eso afecta las expectativas de la gente”, indicó.

PUEDES VER Bancada de PPK rechaza “teoría de conspiración” de Arana sobre Mercedes Aráoz

Respecto a la postura de Peruanos por el Kambio en los comicios en el Legislativo, Mercedes Aráoz informó que se reunirá este fin de semana con sus compañeros de bancada y acordarán cómo afrontarán las elecciones.

“Hay que escuchar a todas las voces de mi bancada”, agregó.

Finalmente, consultada por la decisión de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales de archivar la denuncia por tocamientos indebidos contra Moisés Mamani, la vicepresidenta de la República consideró que “afectar la dignidad de un ciudadano [...] es un acto indignante”.