REUNIÓN DE TRABAJO. Ministro Francisco Ísmodes dialogó ayer en Cusco con autoridades y dirigentes de la región imperial.
REUNIÓN DE TRABAJO. Ministro Francisco Ísmodes dialogó ayer en Cusco con autoridades y dirigentes de la región imperial.

Según ministro Ísmodes, SIT Gas iniciará en 2021

ANUNCIO. Ministro de Energía y Minas aclaró en Cusco que convenios con Bolivia no traerán abajo propuesta de gasoducto para el sur. Indicó que proyecto sigue adelante.

La República
27 Jun 2019 | 6:22 h

José Víctor Salcedo

La importación de gas de Bolivia, para abastecer a algunas regiones del sur, según el ministro de Energía y Minas (Minem), Francisco Ísmodes Mezzano, reafirma la construcción del Sistema Integrado de Transporte de Gas Zona Sur (SIT Gas), antes Gasoducto Sur Peruano (GSP). Ísmodes contradijo con esa afirmación a aquellas voces que consideran que el futuro del ducto sureño está en riesgo a causa de los tres acuerdos en materia energética, suscritos entre los gobiernos de Perú y Bolivia, el martes último en Moquegua.

"Como gobierno, tenemos la decisión política de avanzar este proyecto, que fue truncado por diversos motivos… El Gobierno avanza para traer este gas al sur y el mejor mecanismo es el ducto, al que hemos llamado el SIT Gas”, anotó ayer Ísmodes por la noche. Participó en un conversatorio con autoridades y líderes sociales, desarrollado en la sede del Gobierno Regional de Cusco.

PUEDES VER: Gas boliviano llegará a las regiones del sur [VIDEOS]

Según el ministro, el primer y segundo convenio con Bolivia buscan la llegada de gas para abaratar el costo de este. Uno de esos mecanismos es que se genere un convenio entre una empresa boliviana y otra peruana para que traigan GLP de Bolivia, para venderlo en el Perú a precios más bajos que los ofrecidos actualmente. Un balón de GLP de 10 kilos cuesta entre S/ 38.00 y S/ 40.00.

No obstante, el tercer convenio es el que tiene quizá mayor peso. Este está orientado a que, una vez que se construya el SIT Gas, este sea usado por Bolivia para el transporte de gas hacia el puerto de Ilo con fines de exportación a Asia. Es decir, Bolivia conectaría su ducto de Cochabamba con el ducto SIT Gas para transportar el gas hacia Ilo. "Eso lo que hace es fortalecer la construcción del ducto del Perú”, dijo Ísmodes.

A su vez, el director general de Hidrocarburos, Francisco Torres, añadió que “las sinergias con Bolivia buscan reforzar el gasoducto y que pase por el Cusco, porque vamos a contar con reservas no solo de Camisea, sino también de Bolivia”.

Plazos definitivos

El Ejecutivo tiene por ahora definido que el gasoducto “mantendría” el mismo trazo del proyecto original, que estuvo en manos de Odebrecht, y se hará en dos tramos: de Malvinas en Camisea hasta Anta en Cusco y de Anta a Ilo en Moquegua. Si todo marcha bien, el gobierno del presidente Martín Vizcarra entregaría la buena pro para el reinicio de las obras del SIT Gas en el segundo trimestre de 2021.

PUEDES VER: Carga boliviana se incrementa por puerto de Ilo

La puesta en operación del primer tramo del ducto está prevista para el cuarto trimestre de 2022 y, del trecho hasta Ilo, para un año después, en el cuarto trimestre de 2023. “Es difícil sí, pero es nuestro reto como gestión”, explicó Francisco Torres, director general de Hidrocarburos del Minem.

Paralelamente, trabajan en un estudio que permita el uso de la ingeniería y bienes del GSP, definición de la forma de financiamiento, modificación de los estudios y gestión de las servidumbres faltantes para los tramos del proyecto.

No creen en ministro

El congresista de Nuevo Perú, Edgar Ochoa, cuestionó al ministro Ísmodes porque, según él, carece de condiciones para llevar adelante el proceso que reinicie el proyecto. “Está claro que no tendremos gas en este gobierno y eso demuestra que no está en condiciones de seguir con este proceso”, dijo.

Asimismo, el secretario de la Federación Departamental de Trabajadores de Cusco (FDTC), Leonardo Chile Letona, advirtió de que alistan una nueva protesta: “El 6 de junio, hemos cumplido un paro de 24 horas. Estamos consultando a las bases, no piense que es una amenaza, para ir a una segunda jornada de lucha hasta lograr que el gasoducto se haga realidad para el Cusco”.