Alberto Fujimori regresa al penal de Barbadillo tras ser dado de alta

El expresidente de la República había sido internado en la Clínica Centenario debido a una gastritis erosiva hemorrágica.

Alberto Fujimori había recibido el indulto de Pedro Pablo Kuczynski, pero decisión fue anulada. Foto: La República.
La República
25 06 2019 | 19:32h

El doctor de cabecera de Alberto Fujimori, Alejandro Aguinaga, confirmó a La República que el expresidente ya ha sido dado de alta de la Clínica Centenario y ya se encuentra en el penal de Barbadillo.

“Él pidió regresar a la Diroes. Alberto Fujimori no es de las personas que les guste quedarse mucho en un hospital. Me dijo que ‘para las cosas que me están tratando aquí, también me lo pueden hacer allá’”, manifestó Alejandro Aguinaga.

PUEDES VER Fuerza Popular: nuevos chats revelan uso de ‘fujitrolls’ y alianza con el Apra

El domingo 23, el exmandatario fue trasladado a dicho hospital debido a intensos dolores abdominales; el problema era una gastritis erosiva hemorrágica en el cuerpo del estómago.

“Él transcurre una jornada con tranquilidad. Ha recibido visita de familiares, específicamente de Kenji y en la noche comienza a presentar intensos dolores abdominales, los cuales no cedían a la primera asistencia que le dan en Diroes. Con muy buen tino y decisión, se acordó evacuarlo a la Clínica Centenario”, había comentado Alejandro Aguinaga a Tv Perú.

PUEDES VER Tubino insiste en negar existencia de ‘fujitrolls’ pese a chats que lo revelan

Alberto Fujimori fue indultado por el expresidente Pedro Pablo Kuczynski el 24 de diciembre de 2017; no obstante, el juez Hugo Núñez anuló el perdón presidencial en octubre de 2018. La Sala Penal Especial de la Corte Suprema ratificó la decisión de Hugo Núñez en febrero de este 2019.

La resolución señala que “no hay otra forma distinta que la carcelaria para que se cumpla la sentencia, estableciéndose que Fujimori tiene males propios de la ancianidad que pueden ser atendidos encontrándose en prisión”.

El exgobernante cumple prisión en el penal de Barbadillo una condena de 25 años por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta.