Cobran pensiones del Ejército por soldados fantasma

La República
16 Jun. 2019 | 02:00h
Corrupción militar

Red Criminal. Robaron unos S/ 10 millones en pago de pensiones, reintegros y seguros de vida de 82 soldados que nunca existieron, pero que supuestamente habrían muerto prestando servicio a la patria. Habría oficiales generales entre los involucrados.

Una denuncia en Piura por un posible fraude bancario permitió descubrir una organización criminal que, desde el 2008, le robó al Ejercito más de S/ 10,1 millones en pensiones, devengados, reintegros y seguros de vida de 82 soldados que nunca existieron o no prestaron servicio militar.

La Procuraduría del Ejército y la Fiscalía Supraprovincial Anticorrupción sospechan que esta organización está integrada "por personal militar de diversos grados, hasta oficiales generales, personal auxiliar y civil", que actúan dentro y fuera de las instalaciones militares.

Los "beneficiarios" del denominado "Destacamento Fantasma" han empezado a declarar e identificar a los involucrados. La mayoría coincide en que personas cercanas o desconocidos se les acercaron y les preguntaron: "¿Quieres ser pensionista del Ejército? Solo tienes que darme copia de tu DNI, firmar estos papeles, y listo. Ya te llamo para cobrar".

PUEDES VER José Domingo Pérez: "Declaramos rebeldía jerárquica y lo volveríamos a hacer" [VIDEO]

La mototaxi

Este robo se descubrió cuando Arturo Rivas Vegas y su esposa, Aura Huertas, decidieron comprar una mototaxi en Piura. Al averiguar si podía acceder a un crédito se enteraron de que ya tenían un préstamo del Banco de Comercio por S/ 32.500.

Rivas Vegas denunció el hecho a la Policía, pues nunca pidió, ni recibió, ni pagaba ese préstamo. Así se descubrió que el crédito se debitaba de una pensión de sobrevivencia, que supuestamente recibía del Ejército, por la muerte del soldado César Rivas Blanco.

El Comando de Personal del Ejército reportó que el 11 de octubre del 2010, Arturo Rivas solicitó pensión de ascendencia adjuntado las partidas de nacimiento y fallecimiento de César Rivas, de la Municipalidad del Centro Poblado de Higuerón, del distrito piurano El Faique.

PUEDES VER Seis de las frases más peculiares de los congresistas de Fuerza Popular

Además, presentó la copia de la resolución del Comando de Personal del Ejército N° 304, del 2 de marzo del 2004, que da de baja al soldado Rivas Blanco. Con esos documentos, le reconocieron y pagaron pensión, devengados y seguro de vida por S/ 139.245,85 soles.

Tras una mínima verificación, se destapó que todo en el expediente pensionario era falso. César Rivas nunca existió. La solicitud de pensión fue firmada y tiene las huellas de Jairo Luis Mena Alejos, hijo de Jorge Luis Mena Escarate.

PUEDES VER José Domingo Pérez: El blindaje en el Congreso es muy notorio [VIDEO]

La casa de Fiori

"En el año 2009 le entregué copia de mi DNI a Tomás Mena Escarate con la finalidad de que su hermano, Jorge Luis Mena Escarate, me consiga un trabajo. De ahí pasaron unos seis meses y me dijo que su hermano le había dicho que ya no se puede", declaró Rivas.

Agregó que después de presentar la denuncia, Tomás Escarate admitió que su hermano había "metido la pata" y quería conversar para arreglar la situación. Era tarde. Las alarmas sonaron y se puso en marcha una investigación para averiguar qué había pasado.

Tomás Mena Escarate, su hermano Jorge Luis y la conviviente de este, Jacinta Alejos Lujerio, también son pensionistas del Ejército con documentos fraudulentos y de soldados que nunca existieron. La madeja empezó a desenrrollarse.

PUEDES VER Comisión de Ética pide a Daniel Salaverry que se revise su caso en esta legislatura

Además, se descubrió que las huellas de Jorge Luis Mena aparecen en los documentos de otros diez beneficiarios, es "testigo de ruego" en créditos tramitados en el Banco de Comercio y pagador de otros beneficiarios en el Banco de la Nación.

Los recibos de luz y agua de su casa, ubicada en la calle Turín 568, urbanización Fiori, primera etapa, San Martín de Porres, aparecen en 39 expedientes de trámites bancarios realizados por distintos beneficiarios.

En todos los casos descubiertos hasta ahora, se repite el mismo esquema. Si la persona acepta ser pensionista del Ejército, se recababa su DNI y le hacían firmar los documentos.

PUEDES VER Sheput: "Fuerza Popular se ha vuelto en el gran proveedor de problemas para el Congreso"

Todo falsificado

La organización hace todo el trámite. Recababan los documentos falsos en municipalidades de centros poblados del interior del país o los falsificaban. Y dentro del Ejército se reemplazaban los documentos originales por los ficticios para aparentar la existencia del soldado.

Tiempo después, cuando el Ejército aprobaba y empezaba a pagar, acompañaban a los "beneficiarios" al Banco de Comercio para abrir las cuentas donde se cobrarían los beneficios pensionarios y la pensión mensual, y se quedaban con las tarjetas de débito.

En un tercer momento acompañaban al "beneficiario" a retirar los devengados. Además, con la pensión se obtenían préstamos en el Banco de Comercio e Interbank, que se pagan con las pensiones irregulares.

PUEDES VER Salaverry decreta ampliación de legislatura hasta el 25 de julio

Banco de paquetes

La organización acompañaba al "beneficiario" a retirar en efectivo la totalidad del devengado y préstamo.

"En marzo del 2013 me encontré con Mena y me dijo 'vamos al banco que ya salió el préstamo'. Fuimos y sacamos S/ 40.000. De dicho monto, Mena me dio S/ 500 y se llevó la tarjeta", contó Olinda Huaccho ante la Fiscalía. Allí recién se enteró que recibía una pensión del Ejército.

Heraclio Pinedo declaró: "A los veinte días, Mena me dice 'vamos a sacar la plata al banco' y me lleva a la oficina de Córpac. Él se queda afuera. Ingresé y me atendió un joven, me recibió el DNI, me hizo firmar un papel y me entregó el dinero, que estaba listo en un paquete. Al salir, le entregue el paquete a Mena y me dio S/ 500. Por el grosor debían ser unos S/ 45.000".

PUEDES VER Abren investigación a Héctor Becerril por caso 'Wachiturros de Tumán'

Catalina Manayay relató que a ella la trajeron a Lima, a un cuartel. En Plaza Norte se encontró con otras personas que también venían a cobrar. A todos los llevaron en dos camionetas a un lugar donde había muchas personas con uniforme.

"Me hicieron firmar y me dieron el dinero en un paquete más o menos grueso. Al salir de nuevo en la camioneta, se estacionaron y se dividieron el dinero y me dieron 4 a 5 mil", declaró Natividad Monteza.

Fiscalía

Investigación. El cuarto despacho de la Fiscalía Supraprovincial Corporativa Anticorrupción, a cargo de la fiscal Vanessa Díaz Ramos, notificó al Juzgado el inicio de la investigación preparatoria contra 112 involucrados.

Delitos. La Fiscalía considera que esta red criminal infiltrada en el Ejército habría cometido los delitos de asociación ilícita, peculado, falsificación de documentos y falsedad ideológica.

PUEDES VER Se ha culminado investigación contra Alejandro Toledo por caso Ecoteva, según Vela

La organización opera al interior de la institución

Las investigaciones se centran en identificar a todos los integrantes y al cabecilla de esta organización criminal, que tendría dos brazos: uno funcional al interior del Ejército, y otro operativo, externo.

Al interior del Ejército, la Fiscalía ha logrado vincular a cinco jefes de administración de derechos de personal, cuatro jefes de asesoría legal de la Jefatura de Derechos de Personal del Ejército y personal subalterno con esta organización de negociados de pensiones, beneficio social-seguro de vida y reconocimiento de tiempo de servicio-devengados.

Además, se han identificado a los que se encargaban de captar a los sobrevivientes de los "soldados fantasmas", quienes cobran y pagan. Hasta ahora se ha identificado a Jorge Luis Mena Escarate, José Luis Yrigoin Sánchez, Carlos Quiroga Belepu, Santos Olazábal Manayay, Manuel Garnique Gonzales, Rosa Yrigoin Sánchez y Junior Garnique Yrigoin.

 

a