#PréstameTuColumna

Gabriela Wiener
14 06 2019 | 00:28h

"#PréstameTuColumna es la respuesta para repensar cómo, desde dónde y para quiénes se hace periodismo".

Hay un antes y un después para los medios de comunicación tras la eclosión feminista. Gracias a esas demandas hoy existe un espacio ganado de cobertura de los temas de violencia de género, aunque queden muchas cosas que mejorar. No se trata solo de dar cuenta de la violencia, ni de tener de vez en cuando una opinión feminista, sino de promover cambios estructurales: la vieja idea de la “sección femenina” ha sido reemplazada por la necesidad de un enfoque transversal en cada punto del proceso.

Esto pasa por convertir la empresa periodística, el lugar de trabajo y los propios contenidos en espacios libres de machismo: ¿qué se está haciendo en ese sentido? ¿Estamos representadas? ¿Cómo? ¿Cuántas mujeres hay en el comité editorial? ¿Alguna será algún día directora? ¿Cuántas mujeres columnistas? ¿Cuántas editoras y jefas?

¿Cuántas denuncias por acoso sexual se han recibido y resuelto respaldando a la víctima en los últimos años? ¿Cuántas veces se han señalado noticias porque chorrean sexismo o racismo? Por eso, un medio de tradición progresista debería posicionarse contra la discriminación y a favor de la paridad que hoy se debate a nivel nacional. Y ser consecuente implementando puestos de responsabilidad para periodistas que lo merecen y abundan; editoras específicas que velen por el enfoque; e instancias de denuncia para reparar a quienes sufren acoso y hostigamiento. La lucha por la igualdad no puede ser motivo de burla y desprecio en los espacios afines, tampoco se debe normalizar el ninguneo, la falta de escucha y el insulto hacia las que la defendemos.

Así me he sentido yo, Rocío Silva Santisteban y muchas lectoras de este periódico: no escuchadas. #PréstameTuColumna es la respuesta para repensar cómo, desde dónde y para quiénes se hace periodismo. Los medios deben reflejar el nuevo mundo en el que vivimos. Es urgente feminizar, diversificar, volver inclusivos los periódicos, empezando por casa.