Monseñor Cabrejos pide a Vizcarra que continúe con la solidaridad con migrantes venezolanos

Roberto Barreto
12 06 2019 | 12:44h

La carta escrita por el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano fue realizada tras las nuevas medidas que deberán cumplir los venezolanos para ingresar al país.

El presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Monseñor Miguel Cabrejos envió una misiva al mandatario Martín Vizcarra en el marco del anuncio de los reglamentos que deberán cumplir los venezolanos para llegar a Perú.

Como se recuerda, Martín Vizcarra señaló que desde el sábado 15 de junio el país exigirá pasaporte y visa a los migrantes de Venezuela que busquen ingresar al territorio nacional. 

PUEDES VER Monseñor Miguel Cabrejos se pronunció sobre el racismo en el país

El también presidente de la Conferencia Episcopal Peruana manifestó en la carta que si bien saluda que el Estado acoja a los venezolanos, se encuentra preocupado por las nuevas restricciones.

“Destacamos la disposición del Gobierno peruano para recibir a los venezolanos que vienen al Perú, encontrando en nuestra Patria una tierra de paz y solidaridad donde pueden proyectar sus sueños y reconstruir sus vidas y las de sus familiares", se lee en parte de la carta

“La exigencia (de la visa) podría ser un peligro inminente y una tentación de limitar y/o restringir el acceso al sistema de refugio ante el aumento del número de solicitantes. Y, aunque el acceso a las solicitudes de refugio permanece abierto, el peligro no desaparece”, se añade.

PUEDES VER Del Solar: “Nadie puede decir que el Perú no ha acogido debidamente a los venezolanos”

Asimismo, Miguel Cabrejos sostuvo que la Iglesia brindará su apoyo en las coordinaciones que puede haber entre países para ayudar a los más necesitados.

"La Iglesia estará siempre dispuesta a colaborar para realizar las gestiones pertinentes a efectos que la comunidad internacional sea corresponsable y solidaria de manera efectiva y tangible, con el esfuerzo que vienen realizando países como el Perú, a través de la cooperación humanitaria y económica para evitar el impacto económico para el Estado y facilitar la inserción social, económica y cultural de la población venezolana en nuestras tierras”, culmina la carta.