Mujeres al poder

Sigrid Bazán
2019 M06 12 | 05:05 h

¿Por qué necesitamos a más mujeres en la política?

Cada día vemos las cifras de violencia de género crecer en nuestro país y seguro nos preguntamos: ¿qué tanto es posible cambiar, sabiendo que estamos subrepresentadas? Sabiendo que hay agresores, incluso entre nuestros congresistas. 

Por ello resulta fundamental la discusión del proyecto de reforma política que plantea la alternancia y paridad y que aún duerme en manos del Legislativo. ¿Por qué necesitamos a más mujeres en la política? ¿Cuál es el factor que impide que más mujeres postulen y/o accedan a estos cargos?

La propuesta de la Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política plantea este tema en su búsqueda por lograr que todas las personas puedan competir en las mismas condiciones para hacer efectivo su derecho a ser elegido o elegida. La idea es equiparar el piso entendiendo que estamos en un sistema “meritocrático” ficticio, entre otras razones, porque las mujeres NO están en las mismas condiciones de postular que un hombre. Así tengamos a una mujer con mérito suficiente, existen varios impedimentos. 

Uno es la brecha salarial. Las mujeres ganan 21,2% menos que los hombres en nuestro país (Organización Internacional del Trabajo, 2018). Es curioso pero importante añadir que las mujeres con hijos ganan aún menos y los hombres con hijos ganan más. De hecho, otro de los temas es el trabajo no remunerado, por ejemplo, el trabajo doméstico. De acuerdo a un estudio conjunto del MIMP y el INEI, el trabajo doméstico no remunerado representa el 20% del PBI. Quizá también ayude saber que, semanalmente, las mujeres dedican 15 horas más que los hombres a este trabajo no remunerado que puede ser: el cuidado de los hijos, adultos mayores, familiares con algún grado de dependencia, etc.

A estos factores podemos sumarle el acoso laboral que sufren las mujeres. ¿Cómo repensar y cambiar esto? La alternancia y paridad en las listas de CANDIDATURAS es la propuesta actual (ojo, no la solución definitiva) para que el debate se traslade al Congreso. No caigamos en la desinformación: el proyecto de ley que deberá discutirse tras el voto de confianza es para que exista una oferta representativa de candidatos, aunque la decisión final siempre la tendrá el elector. 

¿Y por qué no se puede pensar en la paridad sin considerar la alternancia? Porque de acuerdo a los estudios considerados (Jaramillo, 2019), más del 70% de mujeres son ubicadas en los tercios medo e inferiores de las listas que postulan. Bélgica o, sin ir tan lejos, Argentina tienen este doble sistema. Y en Perú, ¿pa’ cuando?