Las “consorciadas” y el efecto dominó