Adiós, Javier

Redaccionlr
03 Jun 2019 | 21:00 h

Javier Barreda fue un lúcido intelectual del aprismo, en cuyas filas participó casi 40 años. Fue varias veces miembro de las direcciones del Apra desde la segunda mitad de los años noventa y un activo demócrata. Participó junto a otros militantes del Apra en el Comité Cívico por la Democracia, animado por Gustavo Mohme Llona, entre 1992-1997 y luego en las tareas contra la reelección de Alberto Fujimori, entre 1997-2000 como asesor parlamentario, dirigente aprista y columnista de este diario.

Barreda era sociólogo egresado de la PUCP y formaba parte de una generación aprista que nació a la política en los últimos años de primer gobierno del Apra. Era un firme socialdemócrata, con fuertes lazos y pensamiento constante en favor de los derechos políticos y sociales. Sus relaciones con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y con el debate político de España están acreditados.

Barreda tuvo un largo servicio público hasta el mismo día de su muerte. Profesor de la Universidad Federico Villarreal –dirigió su Fondo Editorial- fue asesor en la Célula Parlamentaria Aprista por casi 10 años, viceministro de Promoción del Empleo y de Desarrollo Social en el segundo gobierno aprista, los 5 años, y Ministro de Trabajo durante 3 meses el año 2018, en una decisión que lo alejó de su partido, aunque jamás dejó de ser aprista. Una frase suya, repetida luego de bromas mías, era que no sería post aprista, aunque existiera el post aprismo.

La tolerancia y la bonhomía de Barreda fueron su sello. También su nobleza; en vida perdonó a quienes le denostaron cuando aceptó el ministerio de un gobierno democrático en una hora difícil de la democracia. Fue un intelectual forjado en las canteras de un partido que él intentaba que debata ideas. Fue hayista y obrerista. Su abuelo Fortunato Jara, dirigente sindical, fue dos veces diputado. Un abrazo a Martha y a sus hijos.