MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
MUNDIAL QATAR 2022 - Así van quedando los cruces de los cuartos de final
Política

Denuncias y desbande

La Republica

Las renuncias no han terminado, las denuncias tampoco.

La situación del Congreso se hace insostenible con las recientes revelaciones sobre muy graves irregularidades en las que incurrieron varios de sus miembros. Son nuevas y crecientes señales de su deterioro institucional y de su incapacidad para encarnar con honor la representación, en preciso debate sobre la necesidad de cambios.

La fiscal Sandra Castro ha informado que en el marco de la investigación a la organización criminal ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’ se tiene que un colaborador eficaz ha revelado datos sobre la estructura de este grupo, con evidencias de que forma parte de ella la mayoría parlamentaria, de modo que la protección a Chávarry es al mismo tiempo un acto de protección propia. Uno de estos datos demostraría la forma de cómo Fuerza Popular copó la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) a través de una previa cooptación del extinto Consejo Nacional de la Magistratura (CNM).

Otros datos, provenientes del seguimiento policial legal al mismo grupo mafioso, da cuenta de una enésima mentira del fiscal Pedro Chávarry, quien había reiterado que no le unía amistad con el exvocal César Hinostroza. Las imágenes dicen lo contrario, que compartían reuniones sociales, planificaban encuentros reservados con aliados, y que operaban juntos el logro de sus objetivos de grupo.

Un tercer dato es muy escabroso. Señala que el prófugo empresario Óscar Peña Aparicio, alias el ‘Rey de la Pesca’, miembro del mismo grupo criminal, mantuvo contactos con tres congresistas fujimoristas, Úrsula Letona, Víctor Albrecht y Fredy Sarmiento, antes de la presentación de un proyecto de ley con nombre propio que favorecería al pesquero informal, en una trama de la que se esperan más sorpresas. Ese mismo paquete pesca ilegal-corrupción, la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, ha denunciado al congresista tránsfuga Roberto Vieira por tráfico de influencia, es decir, por el cobro de un cupo de 15 mil dólares para habilitar un permiso de pesca.

No son malos momentos desconocidos para el Parlamento y su mayoría fujiaprista. En la lista se tienen una veintena entre denunciados y sentenciados. Son nuevos momentos de un proceso de descomposición que empezó casi el mismo día que inició sus funciones. Las recientes renuncias a Fuerza Popular solo pueden ser interpretadas como el inicio de un desbande, un rompimiento de filas, precisamente cuando la cúpula de ese grupo pontifica de legalidad y democracia, intentando con sus votos eludir su obligación de legislar de cara al país. La deserción no ha terminado, las novedades tampoco.