MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
MUNDIAL QATAR 2022 - Así van quedando los cruces de los cuartos de final
ELECCIONES REGIONALES - Sigue aquí los resultados e incidencias de la segunda vuelta
Política

A río revuelto

La Republica

Coherencia y transparencia. Por delante la reforma política ahora.

Tres bancadas parlamentarias han tomado posición frente a la Cuestión de Confianza (CdC) sin esperar que sea fundamentada ante el Pleno del Congreso, y en las tres no parecen existir coherencia entre su declaración oficial, una señal de que la reforma política y su aprobación es la prioridad actual del debate parlamentario.

El Apra ha publicado un pronunciamiento agresivo en el que señalan que rechazan por impertinente, insultante e inconstitucional la carta remitida por el premier Salvador del Solar al Congreso “por revelar un oscuro intento de imponer un escenario golpista y antidemocrático”.

Esta grave acusación, sin embargo, desaparece en los diálogos personales de los legisladores apristas con la prensa, en lo que aseguran que este comunicado no señala la idea de votar contra la CdC cuando se presente en el Pleno, al punto que consideran que las cinco reformas priorizadas por el Gobierno son viables.

Los voceros del Frente Amplio y Nuevo Perú, que sostienen estar a favor de las reformas, han informado que no votarán por la CdC, sea porque se debe cerrar el Legislativo y convocarse a elecciones (Frente Amplio) o porque la mayoría fujimorista no siga tomando los destinos del país (Nuevo Perú). Ambos grupos sin embargo tienen como propósito la convocatoria a una asamblea constituyente, sin revelarles a los peruanos cómo debería actuarse legal y políticamente en esta coyuntura y si esta propuesta suya pasa por la elección de un nuevo Congreso.

Las organizaciones sociales que se movilizan en favor de la reforma política, incluidos los grupos de mujeres en favor de la paridad y la alternancia, han señalado su posición favorable a la discusión y aprobación de los proyectos remitidos al Congreso, aunque igualmente insisten en la disolución del Congreso.

En los gremios empresariales, el único gremio que se ha expresado plenamente de acuerdo con las reformas planteadas por el Ejecutivo al Congreso es la Sociedad Nacional de Industrias (SIN) con un llamado adicional al diálogo. Lamentablemente el resto de miembros, como la CONFIEP y ADEX, pone un énfasis absoluto en el diálogo y la emisión de señales que favorezcan la inversión, relativizando la necesidad de reformas.

Es obvio que las reformas necesitan ser debatidas, pero también que ese debate precisa ser fructífero ahora, para que los cambios puedan ser implementados en las elecciones del 2021. Este hecho obliga a que las estrategias sean transparentes y coherentes y que a este contexto no se aplique lo de A río revuelto, ganancia de pescadores.