Salvador del Solar: “El Congreso en repetidas ocasiones ha tenido acciones inaceptables”

La República
25 M05 2019 | 21:00h
Salvador Del Solar. Presidente del Consejo de Ministros.

Evaluación. Salvador del Solar lleva dos meses y medio en el cargo de presidente del Consejo de Ministros. Respecto a su desempeño, señala estar tan satisfecho como insatisfecho. 

El presidente del Consejo de Ministros recibió a La República para conversar acerca de la actualidad política. Sobre la inmunidad parlamentaria, adelantó que el Ejecutivo tiene dos salidas: o presentar un nuevo proyecto o evaluar la opción de la cuestión de confianza.

¿Presentarán otro proyecto sobre la inmunidad?

Nos parece inaceptable que se haya archivado. Si no hay reacción desde el Congreso para volver a discutir el tema, estamos considerando que se pueda presentar uno nuevo.

¿Cuál es el plazo?

No es un tema de plazos, sino de si van a aceptar discutir el asunto. Es una falta de respeto a los peruanos que un tema tan delicado como la inmunidad se archive de una manera tan rápida. Una opción es que el propio Parlamento dé señales de que quiere recuperar la confianza que la ciudadanía ha perdido, y si no hace algo al respecto…

PUEDES VER Concertación Parlamentaria emite comunicado sobre discrepancias entre Congreso y Ejecutivo

¿Ustedes harán algo?

Haremos algo.

¿Proyecto nuevo o cuestión de confianza?

La cuestión de confianza es una opción constitucional que no hemos descartado. Es gracioso, porque presentamos una protesta y ya nos están diciendo ‘cierren el Congreso si quieren’. No cambien de tema. Si no hacen nada podemos considerar la insistencia, y si consideramos que la herramienta que tenemos que usar es la cuestión de confianza, no está descartado.

¿Por qué dejaron que la reforma se enfriara?

Ocurrió un cambio de gabinete, luego la comisión presentó un informe que, a pesar de los resultados del referéndum, proponía la bicameralidad, lo cual impedía que el Estado hiciera propios los proyectos y, por tanto, tuvimos que tener una evaluación interna, que tomó un tiempo en una coyuntura complicada con lo de Fuerabamba. Efectivamente, yo creo que la reforma no tuvo el impulso que ahora queremos darle…

Reconoce ese error.

Podemos cometer muchos errores, no somos infalibles. Las circunstancias han sido desafiantes, pero eso no quiere decir que, independientemente de errores que estamos dispuestos a aceptar, la reforma no sea una prioridad y una necesidad. Los partidos tienen que organizarse de otra manera, el voto preferencial que ha permitido el ingreso de aventureros a la política tiene que eliminarse. Con la reforma queremos volver a darles voz a los partidos. Los más fuertes se verían beneficiados con la reforma.

PUEDES VER Transparencia exhorta al Ejecutivo y al Congreso retomar diálogo sobre reforma política

¿Cómo cree que será la relación con el Congreso en lo que queda de gobierno?

Me parece muy difícil de predecir. Lo que es claro es que el Congreso, en repetidas ocasiones, como en esta última, a través de una comisión, ha tenido acciones inaceptables. Ha habido resistencia a actuar contra el CNM, a investigar a Chávarry, a lo de la inmunidad. Más allá de los casos, mi opinión es que este Congreso se ha puesto tantas veces tan de espaldas a la gente, de manera tan flagrante, que ha sido necesario que el Ejecutivo y el propio presidente hayan tenido que llamar la atención, (que) lo que están haciendo está mal: o es ilegal, o está encubriendo la corrupción o va contra la democracia o sigue socavando la escasa confianza en los políticos. Y en más de una ocasión el Congreso ha vuelto sobre sus pasos. Una y otra vez, aparentemente, el Congreso ha estado explorando la posibilidad de salirse con la suya respecto de temas inaceptables. En la medida de que eso siga sucediendo, el Ejecutivo va a seguir reaccionando. Si el Congreso, como en otros casos, es capaz de sacar iniciativas en las que se pueda trabajar juntos, volveremos a tener espacios para una mejor relación.

Va dos meses y medio de premier. ¿Qué evaluación hace?

Creo que hemos conseguido sacar adelante procesos muy complicados: se ha evitado un conflicto mayor en la selva, se tiene una mesa técnica institucionalizada por lo del paro agrario, o el proceso de diálogo en Las Bambas. Me siento tan satisfecho como insatisfecho. Asumimos como equipo en un momento muy difícil y, sin embargo, hay insatisfacción porque no conseguimos tener una conversación productiva con el Congreso, porque no conseguimos que la reconstrucción agarre el ritmo que queremos…

¿Cómo evitarán que el norte sea un nuevo Pisco?

Con lo que se ha hecho en la reconstrucción ya es imposible que sea un nuevo Pisco.

PUEDES VER Invertirán 25 millones de dólares en obras de rehabilitación del aeropuerto de Pisco

No se ha avanzado mucho en el norte, premier.

Si lo quiere comparar con Pisco, ya esa comparación es absolutamente beneficiosa.

Pisco es muy mal ejemplo para evaluar avances del norte.

Es buen ejemplo. Es la analogía que corresponde. No quiere decir que estemos contentos. ¿Qué vamos a hacer para que la reconstrucción sea exitosa?

Déjeme preguntarle esto primero: ¿no fue un error nombrar a Nelson Chui?

Eh, no, no me parece.

¿Conocían su lío judicial?

Sabíamos de sus problemas judiciales que, es cierto, no son del todo extraños a personas que han tenido algún tipo de responsabilidad…

“Del todo”.

Entendemos que la restricción que tenía para desplazarse ha sido superada y es libre de moverse por todo el territorio. Así como consideramos a Nelson Chui, consideramos a otras exautoridades regionales…

¿No aceptaron el cargo?

No, no, no, nos decantamos por Nelson Chui.

¿No era ideal elegir a alguien limpio judicialmente?

Pensamos en un perfil. Tuvimos a Pablo de la Flor, de trayectoria impecable…

PUEDES VER Nelson Chui trabaja para el Ejecutivo pese a librarse de dos prisiones preventivas

Le fue pésimo.

No le fue del todo bien. Se cambió por Edgar Quispe, que consiguió una transferencia de recursos mucho mayor, pero había un déficit del lado de alcaldes y gobernadores. Por eso, con un exgobernador, hemos implementado oficinas en cada región, que están empezando a dar resultados.

¿Chui seguirá en el cargo?

Si es que recibe algún tipo de sanción, eso cambiará, pero hoy no hay impedimento.

A usted lo llamaron cuando el gobierno empezaba a perder respaldo, y no ha habido mejoras. ¿Por qué el gobierno perdió conexión con la gente?

Esa subida vertiginosa no se podía sostener. Eso respondió a circunstancias específicas en las que el presidente Vizcarra respondió a la coyuntura, de una manera audaz y valiente. Y ese proceso tiene subidas y bajadas. Hay consenso en que no podía sorprender que un sesenta y tanto por ciento de popularidad no se mantuviera.

Se advirtió que el discurso anticorrupción se iba a agotar.

Es interesante discutir eso, porque el discurso contra la corrupción no debe agotarse. Es un mal que debemos combatir.

Se agota si no hay nada más detrás, quiero decir.

Lo que se agota es que haya un solo discurso, sí, todo elemento que se repite puede llegar a cansar. Pero tenemos que tener cuidado con instalar en el sentido común verdades que se comienzan a difundir, del tipo “la lucha contra la corrupción se agota”. No, no se agota. Puede ser que no sea efectiva a nivel de popularidad, que la gente quiera algún tipo de discurso adicional, (eso es) válido…

PUEDES VER Vizcarra: “Dejen de perder tiempo y saquen la reforma”

La gente quiere, también, salud, educación, empleo...

Por supuesto, claro, claro. Es bien interesante, porque la economía está marchando bien. El discurso de la oposición de “por favor, gobiernen, queremos empleo, queremos inversión”, bueno, estamos trabajando en eso también, pero…

¿Le parece que es injusto?

Es un discurso efectista pretender que, si uno lucha contra la corrupción, si uno está defendiendo la reforma política, no está gobernando. Eso es falso. Es indispensable luchar contra la corrupción; y es indispensable, como este gobierno hace, apoyar todo el trabajo del Ministerio Público. Y eso no quiere decir que no estemos gobernando, adoptando estrategias nuevas para la reconstrucción, seguridad. Ayer (jueves), el ministro del Interior ha estado con cientos de policías en el norte para tratar de enfrentar esta situación compleja. Es válido que se nos exija gobernar, por supuesto, pero no bajo la premisa de que lo dejamos de hacer por la lucha contra la corrupción y la reforma.

¿Cuál es la visión de país que tiene este gobierno, premier? ¿Qué legado busca dejar?

A mí me parece que este gobierno se ve a sí mismo como uno de tránsito hacia el bicentenario, y en ese sentido siendo un gobierno que no tiene partido ni ambiciones de reelección, tenemos la oportunidad de dejar algunos cambios fundamentales.

¿Cuáles?

Poner un énfasis en políticas públicas con respaldo presupuestal en zonas que, generando riqueza como el corredor minero, o el oleoducto o el agro, generan recurrentemente conflictos. Hay que dar atención a estos sectores olvidados para que se sientan respaldados. Lo mismo pasa con la mujer: no hay gobierno que haya puesto tanto énfasis en la lucha de las mujeres, que haya triplicado el presupuesto contra la violencia a la mujer, que haya triplicado el presupuesto contra el friaje. Hay un énfasis descentralista que no ha habido antes.

El presupuesto que dieron al Ministerio Público no alcanzó.

El propio MP reconoce que su presupuesto inicial fue mal trabajado por el antecesor (de la actual fiscal). Segundo, lo pedido se otorgó. Tres, se otorgaron los paquetes adicionales.

Sigue siendo insuficiente.

Que la lucha que tiene que hacer el MP siga siendo insuficiente, no quiere decir que este gobierno no tenga un compromiso claro con el apoyo presupuestal. Le puede preguntar a la fiscal de la Nación…

PUEDES VER Funcionarios de municipio de Piura envueltos en corrupción

¿Van a dar más dinero?

En la medida que haya pedidos adicionales justificados ante el MEF, va a haber.

El caso de Chinchero definió la salida del Ministerio de Transportes y Comunicaciones y el refugio temporal en Canadá como embajador del ahora presidente Vizcarra. Se ha retomado el proyecto. En la revista Science salió una petición de 200 expertos para suspenderlo. ¿Usted garantiza, o el gobierno, que no se afectará la zona arqueológica?

Está absolutamente garantizado que se está teniendo todo el cuidado…

Esa no es la pregunta, ¿eh?

No, no, no. Sí. Es decir, cualquier descubrimiento arqueológico que no esté mapeado será respetado, como la ley dice. Todos los procedimientos se han hecho con sumo cuidado. Entiendo que los reparos no son solo respecto de temas arqueológicos sino paisajísticos, que pueden ser válidos, (pero) es un proyecto que lleva décadas esperando para un destino que necesita un aeropuerto mayor.

Eso está claro…

Puede seguir habiendo discrepancias y personas que consideren que el aeropuerto no debe hacerse ahí…

Son expertos.

Pero el Estado peruano, a lo largo de décadas, ha terminado por decantar que esta es la opción que Cusco necesita.

¿El presidente no lo toma como una reivindicación personal, dado lo que pasó el 2016?

No creo que el presidente necesite reivindicaciones o que lo esté tomando así. Él lo toma como una responsabilidad, como cuando fue ministro. Él no decidió poner el aeropuerto ahí. Como Estado, seguiremos siendo muy cuidadosos de no afectar restos arqueológicos, pero el proyecto sigue con todo el respaldo. 

“Si la plaza Bolívar se entrega a algunos, entonces debería entregarse a todos”

¿Usted cómo se define políticamente?

De centro. Cuando conduje un programa político, había gente que decía que no quería ir porque era demasiado derechista por mi defensa de los tratados de libre comercio o izquierdista por defender a la CVR.

¿Tiene aspiraciones políticas futuras?

No, ninguna.

¿Es su último cargo público?

No lo sé. Veo esto como un servicio, no un tema de aspiraciones. Mi vida profesional no ha tenido que ver con la política, a pesar de ser alguien que se ha manifestado públicamente, con un programa, columnas, una película. No soy alguien con carrera política ni con aspiraciones de tenerla.

¿Es una respuesta políticamente correcta o en verdad no tiene aspiración?

No tengo nada contra lo políticamente correcto, para empezar. La crítica a la corrección política no la comparto. La corrección política tiene su razón de ser. Es la verdad, el tema de cómo usted lo tome o no… yo le estoy hablando con la verdad.

Preguntaba nada más.

No, no, no, por supuesto. Lo que digo es que no adorno una respuesta. La revisión de hechos demuestra que tengo una trayectoria que espero recuperar cuando mi servicio al país deje de ser útil.

PUEDES VER Privilegios para los opositores al enfoque de género, golpes para los demás

El colectivo ‘Con mis hijos no te metas’ tomó la plaza Bolívar del Congreso. ¿Qué piensa de eso?

Rechazo que se utilice el argumento de que quienes defendemos un enfoque de género estemos tratando de imponer un pensamiento único. Hay dos formas de entender la igualdad: la totalitaria, que dice que todos tienen que ser igual a mí, y la otra que dice todos pueden ser igualmente libres de elegir su destino. Estos colectivos buscan que la gente se organice según los valores que defienden.

¿La plaza Bolívar debería ser abierta a otras manifestaciones?

Si es un sitio que no se entregaba a nadie, no debería entregarse a nadie. Si es un sitio que se entrega a algunos, entonces debería entregarse a todos. Si en este caso ha habido una preferencia injustificada, se trata de un error político que, creo, no debería repetirse y por el cual debería pedirse excusas, si fuera el caso.

¿Existe la ideología de género?

No, no existe. Es una invención. Lo que hay son enfoques, uno de ellos de igualdad de género y que nuestro país necesita y que este gobierno va a seguir defendiendo. Estos colectivos responden a un impulso homofóbico, y la homosexualidad es una opción absolutamente válida defendida por la Constitución.