Cae red de militares del Ejército que robaba combustible

La República
21 05 2019 | 21:00h
Óscar Urviola. Expresidente del Tribunal Constitucional.

Cunde el mal ejemplo. Organización estaba ejerccompuesta por oficiales y suboficiales en actividad y en retiro que laboraban en unidades de abastecimiento. Los implicados sustrajeron petróleo sistemáticamente entre el 2014 y 2018 y lo revendieron a grifos privados por S/ 3 millones. Caso es muy parecido al del hoy prófugo Gral. (r) Edwin Donayre.

Dos teniente coroneles, una capitana y dos suboficiales del Ejército en actividad, y otro subalterno en retiro, fueron arrestados por la Dirección de Investigación contra la Corrupción (Dicocor) de la Policía Nacional, en un operativo contra una organización criminal que se dedicaba al robo de combustible. La policía los ha bautizado como “Los Tíos del Diesel”.

Los intervenidos son los exjefes del Batallón de Intendencia y Abastecimiento y Mantenimiento del Ejército, comandantes EP Felipe Benites Sotomayor y Javier Palacios Chauca, quienes desempeñaron funciones entre 2016 y 2018.

También fue apresada la exadministradora del grifo ubicado en las instalaciones del Comando de Educación y Doctrina del Ejército (COEDE), en el Cuartel General del Ejército (“Pentagonito”), la capitana EP Lilian Peralta Mendoza, así como los suboficiales César Hernández Gutiérrez y Luis Maldonado Berrú, quienes laboraban en el servicentro de dicha dependencia castrense. Otro aprehendido fue el exadministrador del grifo del Fuerte Rímac, suboficial EP en retiro Ceferino Cadillo Quiñones.

PUEDES VER Edwin Donayre: culminó proceso para retirarle condecoraciones

Todos estaban relacionados a los grifos del Fuerte Rímac y del COEDE. El suboficial EP Dionisio Garcés Gómez, quien tiene mandato de detención, no fue ubicado en su domicilio de Villa María del Triunfo. Actualmente se encuentra prófugo.

El fiscal superior anticorrupción Omar Tello Rosales solicitó la medida de ubicación y captura ante el titular del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Lima Sur, Tony Solano Pérez, quien autorizó la detención por 10 días y el allanamiento con descerraje para una decena de inmuebles, con el objetivo de incautar documentos y equipos electrónicos vinculados con la investigación.

De acuerdo con las indagaciones del fiscal Omar Tello, los miembros del Ejército hurtaban sistemáticamente petróleo entre el periodo del 2014 al 2018, aprovechándose de que estaban a cargo de la administración del combustible de uso oficial de la institución castrense.

PUEDES VER Carlos Morán: "No queremos que se repita el caso del congresista Donayre"

El origen

Fue el 18 de abril del 2018 que se puso al descubierto a la organización criminal cuando fue intervenida la camioneta miniván de placa AUH-492, que transportaba 500 galones de petróleo que había sido obtenido ilegalmente del grifo del COEDE para luego ser descargado en el servicentro La Inmaculada, ubicado en el distrito de Chorrillos. Para consumar sus ilícitas actividades, esta organización criminal había acondicionado en el vehículo un tanque para almacenar hasta 500 galones de combustible. Hasta 10 veces por semana la camioneta se dirigía al grifo del COEDE para llevarse el petróleo.

En esa ocasión, en el operativo se apresó al entonces administrador del grifo del COEDE, el suboficial EP Javier Sulca Chate. A partir de entonces, la Fiscalía inició el seguimiento a otros efectivos involucrados en los hechos, pues Sulca no podría haber actuado solo.

Efectivamente, luego se comprobaría que los suboficiales implicados obedecían las órdenes de sus jefes del Batallón de Intendencia, que desempeñaron cargos en 2016, 2017 y 2018. Es decir, los tenientes coroneles Felipe Benites y Javier Palacios eran los responsables de administrar y controlar la distribución del combustible a las diferentes unidades del Ejército. Ellos facilitaron e impulsaron la venta ilegal del petróleo, cuyas ganancias fueron a parar a sus bolsillos, según la Fiscalía.

PUEDES VER Ministro de Defensa ordena retirar todas condecoraciones a Edwin Donayre

La misma modalidad fue empleada en el grifo Héctor Vásquez Astengo, ubicado en el interior del Fuerte Militar General de División Rafael Hoyos Rubio, en el Rímac.

La medida judicial incluyó el allanamiento de la celda del suboficial Javier Sulca Chate, en el centro penitenciario Virgen de la Merced, en Chorrillos. Los miembros del Ejército serán procesados por el delito contra la administración de justicia, corrupción de funcionarios y peculado. La detención requerida por el fiscal es para que los militares tengan la oportunidad de confesar su participación en los hechos y contribuyan a identificar a otros implicados, incluidos los dueños de los grifos privados que les compraban el petróleo hurtado al Ejército.

Cadena criminal.

El fiscal Omar Tello sindicó como cabecillas de la red criminal a los extenientes coroneles EP Noé Castillón Mendoza y Eloy Berrio Figueroa (hoy presos). Ambos se desempeñaron como jefes del Batallón de Intendencia en los años 2014, 2015 y 2016.