El futuro ya está aquí

Maite Vizcarra
20 May 2019 | 0:29 h

El futuro no está allá: el futuro ya está aquí, estamos en medio de él

Por alguna razón, existe en el imaginario local la idea de que el siglo 21 recién empezará en el 2021. Parece que lo del “Bicentenario”, como un hito relevante, ha soslayado que para entonces ya habremos vivido un quinto del nuevo siglo. Entonces, el futuro no está allá: el futuro ya está aquí, estamos en medio de él.

Pese a ello, es cierto que la inercia en la que se encuentra el país quita la perspectiva y da la ilusión de que recién en dos años todo se resolverá mágicamente e ingresaremos a ese tiempo del que todos hablan y que, pese a todo/todos, ya está presente.

Si consideramos que lo futurible está inevitablemente vinculado a lo digital, el futuro ya llegó hace rato y además viene con viada. No por gusto todo el mundo se quiere “transformar” digitalmente y en el Estado peruano se habla con más frecuencia de “planes” y “agendas” digitales.

Además, tenemos a la minería y la agroexportación –nuestros sectores tractores– fuertemente potenciados por el discurso de la innovación tecnológica, aunque aún haya bastante por mejorar. Entonces, ¿por qué no se termina de asumir que ya estamos en un nuevo siglo? Pienso que la evitación también tiene que ver con la clara incapacidad de anticiparse y haberse acostumbrado a vivir en el cortísimo plazo.

Lo que extraña es que en el Perú hay varios espacios tanto en la academia como en la sociedad civil desde donde se podría empezar a diseñar cómo queremos que sea lo que se viene. Porque, obviamente, el futuro no sucede de repente.