No contrates machos

Mi propuesta es esta: contraten mujeres, denles columnas, prueben dar cabida y visibilidad a escritoras, periodistas, especialistas en lo que sea, fotógrafas, infografistas, críticas culturales, jefas de secciones y, ya puestas, como editoras y hasta directoras de periódicos.

Mi propuesta es esta: contraten mujeres, denles columnas, prueben dar cabida y visibilidad a escritoras, periodistas, especialistas en lo que sea, fotógrafas, infografistas, críticas culturales, jefas de secciones y, ya puestas, como editoras y hasta directoras de periódicos.

En los últimos meses, este diario del que soy columnista ha decidido con mucha sensatez separar de sus filas con sendos comunicados hasta a tres periodistas después de haber sido denunciados por violencia de género, maltrato, acoso o violación sexual. Al menos dos eran hombres que fueron fichados como columnistas con gran bombo, y el tercero había ocupado rápidamente puestos de influencia dentro del periódico. De hecho, Zejo Cortez, ahora acusado por una decena de mujeres entre otros cargos por violación, era el coordinador de la sección de opinión de esta casa, encargado de recibir cada jueves esta columna que estás leyendo, en la que procuro escribir de feminismo. Creo que lo ocurrido sienta precedente para que los filtros sean mucho más exigentes a la hora de dar trabajo, incorporar a nueva gente o hacer grandes fichajes. A mí se me ha ocurrido un filtro novedosísimo, superrevolucionario, que no es la solución definitiva para evitar casos de violencia, pero al menos es preventivo; y creo va a ayudar a que tengamos cada vez menos este tipo de indignantes experiencias. Dense una vuelta por las páginas de los periódicos y hagan el ejercicio de contar cuántos hombres y cuántas mujeres hacen esos periódicos. La respuesta no te sorprenderá. El desbalance es abismal. Así que mi propuesta es esta: contraten mujeres, denles columnas, prueben dar cabida y visibilidad a escritoras, periodistas, especialistas en lo que sea, fotógrafas, infografistas, críticas culturales, jefas de secciones y, ya puestas, como editoras y hasta directoras de periódicos. Ya es hora, ¿no? Además, podrían empezar buscando a sus nuevas editoras de género, que ya existen en los grandes periódicos, para no hacer papelones constantes publicando noticias machistas y seguir usando enfoques nada inclusivos. Buscar la paridad en los medios de comunicación no arregla los problemas de violencia que vivimos las mujeres pero, al menos, mira, se van a ahorrar la tinta en comunicados.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO