Cartas

Redaccionlr
15 May 2019 | 21:00 h

Derecho a protestar

Señor Director:

El lunes 13 de mayo quince regiones del Perú acataron el paro nacional agrario convocado por gremios del sector. Tiene como propósito que el Gobierno escuche sus pedidos para fortalecer el sector agropecuario en un momento en que se ven perjudicados por la importaciones. No obstante, un sector de la política está tratando de criminalizar el derecho a protesta y pide represión por parte de las autoridades. Este tipo de manifestaciones generan caos en el transporte, pero lamentablemente es la única forma de que el Estado atienda los reclamos. Por ello, el intento de numerosos políticos y analistas de derecha por hacer ver a los paros y protestas como un delito y a los participantes como extorsionadores es una actitud represiva e inaceptable. Con esto se evidencia la visión centralizada que la derecha peruana tiene de nuestro país. El libre mercado y el estado mínimo que la derecha defiende afectan tanto a habitantes de las zonas mineras como a trabajadores en la agricultura.

Cristian Rebosio Aguilar

cristianrebosio95@gmail.com

Universidad y negocio

Señor Director:

Se deben investigar las universidades privadas, pues no prima la buena formación profesional sino es un negocio. En ellas está prohibido que un docente desapruebe a un alumno. No tienen extensión universitaria significativa. El nivel académico es bajo. Sé que algunas consultoras no contratan a trabajadores que han estudiado en universidades que tienen bajo nivel profesional.

Martín Isla Medina

DNI 08207900

Precisiones

Señor Director:

Bajo el título “Claro y directo, la maldición del sillón...”, el día viernes 12 de abril del 2019, en el diario La República, se comete un grave error. Se ignora que el arquitecto Fernando Belaunde Terry gobernó entre 1980 y 1985. La mayoría de los peruanos reconoce a su gobierno como el más transparente, honrado y pulcro, no solo de estos últimos años, sino de toda la vida republicana. Desde mi perspectiva, creo que este error no es gratuito, especialmente por quien lo comete, y que debe ser corregido y explicado. Por otro lado, y para disimular el error, pretende mezclar un tema de abogados, jueces y fiscales como es la detención de Pedro Pablo Kuczynski. Se atribuye al presidente Martín Vizcarra su intromisión en este lío abogadil, con lo cual el autor del artículo muestra su posición. Dicha atribución de intromisión podría haber pasado desapercibido; sin embargo, en el párrafo anterior dice que respeta los fallos judiciales de los procesos anticorrupción justificando así las vendettas judiciales de Alan García y su banda.

Heraclio Freddy Abarca

dni 10320698

Susana Villarán

Señor Director:

Es lamentable saber que Susana Villarán cayó en la corrupción, así como también oír sus mentiras. Hace unos días dijo: “Teníamos un acuerdo con José Miguel Castro de no hablar de lo ocurrido (de los aportes secretos de Odebrecht y de OAS). Hoy lo volvería a hacer (recibir los aportes) por el bienestar de Lima”. Pero ahora dice: “No fue un pacto de silencio, porque eso se hace entre mafiosos. Fue un pacto para hablar en algún momento, pero nunca lo encontramos. Lo que dije fue que lo volvería a hacer, pero bajo las mismas condiciones (¿si volviera a creer que no se descubrirá?). Yo estoy preparada para ir a la cárcel desde hace mucho tiempo, pero soy inocente”. Solo queda esperar que todos los corruptos reciban castigos ejemplares, que sirvan como una ‘vacuna’ contra la corrupción.

Jorge Castañeda Arcas

castanedaarcas@hotmail.com