Susana Villarán: Lo que se discutirá en la audiencia de prisión preventiva

La República
h

Lava Jato. Hay suficientes indicios y testimonios para investigar a la exalcaldesa de Lima y considerar que puede recibir pena de hasta 22 años de cárcel. Falta definir peligro de fuga y obstaculización.

A partir de las 9.00 de la mañana, de este lunes 13 de mayo, el juez Jorge Luis Chávez Tamariz, del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional anticorrupción, evaluará el pedido del fiscal Carlos Puma Quispe para imponer 36 meses de prisión preventiva a la exalcaldesa Susana Villarán en la investigación por recibir aportes de Odebrecht y OAS para la campaña del No.

En principio, hay que precisar que este no es una acusación, ni un juicio público ni se emitirá una condena contra Villarán. El juez solo debe decidir si existen  motivos para considerar que la exalcaldesa de Lima intentará fugar del país u obstaculizar las investigaciones por lo que se le debe privar de su libertad, mientras duren las investigaciones.

PUEDES VER Susana Villarán: Por estas razones podría aplicar la prisión preventiva

La acusación, el juicio y la sentencia se verán después que el fiscal termine la investigación. Así, desde otro ángulo, se puede decir que el fiscal señala que necesita unos 36 meses de prisión preventiva para reunir las pruebas que permitan llevar a juicio público a Villarán y sus colaboradores y que, mientras ella permanezca en libertad, eso no será posible.

Con el objetivo de tomar la decisión más adecuada al proceso, el juez Chávez Tamariz ha convocado al fiscal Carlos Puma y a los abogados defensores de Susana Villarán y sus excolaboradores para los que también se pide prisión preventiva: el exgerente municipal José Miguel Castro Gutiérrez, el exgerente de seguridad ciudadana Gabriel Prado Ramos, Luis Gómez Cornejo Rotalde, César Meiggs Rojas y Oscar Vidaurreta Yzaga.

PUEDES VER Jorge Muñoz sobre Susana Villarán: "El fin no justifica los medios"

El fiscal deberá exponer, en primer lugar, los motivos por los que investiga a Susana Villarán, el delito que habría cometido y la gravedad de la pena probable que recibiría. En segundo lugar, deberá exponer que acciones ha desarrollado Susana Villarán y sus excolaboradores, por lo que teme que la exalcaldesa de Lima intentará fugar del país u obstaculizar las investigaciones.

Los abogados defensores intentarán desvirtuar el alegato del fiscal. Por esto, la tarde del sábado, la exalcaldesa de Lima confesó que sabía que las constructoras brasileñas Odebrecht y OAS habían realizado aportes económicos a la campaña del No. Dice que fue una decisión que tomó ella y su gerente José Miguel Castro y que lo hizo por necesidad política.

Esa confesión no pretende una reducción de pena, pues en este momento todavía no se le está juzgado ni se va a emitir un condena. Busca demostrar al juez que ella es una persona que es capaz de colaborar con las investigaciones del Ministerio Público.

PUEDES VER Susana Villarán: Volvería a aceptar dinero para el bienestar de la ciudad de Lima

Si el fiscal ha conseguido, en las últimas horas otro testimonio que la incrimina, no hay problema, pues ella también puede contribuir a esclarecer los hechos, podría ser el alegato de su abogado.

Al presentar su solicitud, el fiscal Carlos Puma presentó un alegato escrito. Eso permite saber que la primera parte de su argumentación es sólida: existen declaraciones de colaboradores eficaz, Jorge Barata, Leo Pinheiro, y una serie de indicios que motivan a investigar a Villarán por recibir aportes de Odebrecht y OAS cuando era alcalde de Lima y dichas empresas eran proveedoras de la municipalidad.

Los delitos que habría cometido Villarán al recibir esos dineros son muy graves: asociación ilícita, lavado de activos y cohecho pasivo, por lo que la pena de cárcel podría llegar a los 22 años de prisión efectiva. La norma pide una pena superior a los 4 años de cárcel para evaluar la prisión preventiva. Luego, el debate entre abogados y fiscales se centrará en el peligro procesal.

La Corte Suprema ha considerado que no basta que Villarán tenga dinero para comprar pasajes al exterior para sospechar que hay peligro de fuga. La Suprema considera que debe haber un hecho concreto, como por ejemplo, que este buscando comprar pasajes o haya retirado dinero con ese objetivo. Lo mismo respecto a la obstaculización.

Susana Villarán y los demás investigados no están obligados a asistir a la audiencia. El juez podría valorar positivamente su presencia en la audiencia, pero no tiene obligación de hacerlo.

Si el fiscal logra convencer al juez del peligro procesal se dictará la prisión preventiva. Si, Villarán está presente en la audiencia se le detendrá inmediatamente. Si no acudió, el juez dictará orden de captura y la policía ira a buscarla al lugar dónde se encuentre. Si el juez deniega la prisión preventiva, no pasa nada, la investigación continuará.